Dino De Laurentiis: El mundo del cine llora su muerte

El cine italiano lloró ayer la muerte de su productor Dino de Laurentiis, máximo representante del séptimo arte nacional y al que actores, directores y otros profesionales del celuloide recordaron como el mecenas del cine italiano que supo mirar a Hollywood.

Entre una oleada de declaraciones destacó el silencio de Sofia Loren, muy cercana al productor y esposa de su socio, Carlo Ponti, con quien De Laurentiis produjo películas como La Strada (1954) y Le notti di Cabiria (1957), ambas de Federico Fellini y ganadoras del Oscar al mejor film extranjero.


Los medios italianos recogieron el dolor de Sofia Loren a través de las declaraciones de su hermana, Maria Scicolone, quien dijo que la actriz estaba “muy dolida” por el fallecimiento del productor, que supone “una gran pérdida para ella”.


Para el célebre compositor Ennio Morricone, De Laurentiis fue “un gran productor, que ayudaba mucho a los directores a hacer sus películas”.
“No les dejaba completamente libres pero les ayudaba, siempre muy atento y muy apasionado con su trabajo”, subrayó Morricone.

Precisamente la cuidadosa relación que mantenía con el set de rodaje fue lo que destacaron hoy de De Laurentiis quienes le conocieron, como el actor Giancarlo Giannini, intérprete en una de sus producciones de más éxito, Hannibal (2001).

“Estaba siempre muy presente, era muy respetuoso con el director, daba muchos consejos y siempre eran extraordinarios”, recalcó Giannini, quien definió a De Laurentiis como “un constructor de grandes proyectos que estaba muy atento al resultado”.

Giannini añadió que “su gran lección es que siempre estimuló la fantasía y la valentía de las personas, porque no pensaba en películas para un país sino en grandes historias que miraran al mundo”.
Entre las reacciones destacó también la del primer ministro Silvio Berlusconi, quien manifestó en un comunicado su “conmoción” por la muerte del productor, a quien definió como un “protagonista de un siglo de cine en Italia y en Estados Unidos”.

Otros,como el actor Pupi Avati, destacaron que De Laurentiis se mantuvo activo hasta su muerte, que tuvo lugar hoy en Los Ángeles donde residía junto a su segunda esposa.
“Hace dos mese hablé con él y me dijo que quería hacer una película de Totò en 3D; seguía activo y enérgico, era un hombre fuerte que tenía la mente grande, capaz de proyectar cosas a lo grande, de frecuentar sus sueños y realizarlos”, dijo Avati.

El actor y director Ricky Tognazzi, hijo de Ugo Tognazzi, subrayó que “como con todos los grandes del cine italiano, las películas de De Lauraentiis serán, por suerte, inmortales”.
Raffaella de Laurentis, hija del productor, difundió desde Los Ángeles (EEUU) un escueto comunicado, recogido por los medios italianos a última hora de la tarde, en el que explica que aún no está organizado el funeral.

Nuestra generación le recordará siempre como el productor que llevo a la pantalla míticas películas como Conan el Bárbaro, Dune, El ejército de las tinieblas o El Dragón Rojo.

Descanse en paz.

También te puede interesar

Deja un comentario