Gustavo Hernández: “‘La casa muda’ recrea los miedos más íntimos y básicos de las personas”

Imaginaos recoger los setenta últimos minutos de la aterradora y angustiosa experiencia de una persona tratando de escapar de una casa perdida en la nada. En la vida real, en ella dos hombre fueron en los años cuarenta asesinados y mutilados y encontrados junto a inquietantes fotografías. Hace un tiempo conocimos esta propuesta del cineasta Gustavo Hernández en un intento por dar una respuesta a estos sucesos reales, pero también a su curiosidad experimental y técnica, pues esta película está rodada íntegramente con la cámara fotográfica Canon Mark II. No es cine todo lo que reluce ha tenido la oportunidad de entrevistar al director de La casa Muda, para conocer algunos de los secretos de esta interesante producción uruguaya de terror.


No es cine todo lo que reluce: – La innovación atrae a la gente, y si se le suma el misterio y el terror, la mezcla suele ser exitosa. ¿Cuáles dirías que son los ingredientes para el éxito de La Casa Muda?
Gustavo Hernández:Se trata de una historia funcional contada de manera diferente y con actuaciones convincentes. Es un film experimental que busca recrear los miedos más íntimos y básicos de las personas. La casa muda cuenta una serie de sucesos en una vieja casa abandonada y cómo fueron los últimos 74 minutos de quienes la habitaron por última vez.
-Te refieres a La Casa Muda como una película de terror real en tiempo real. ¿Qué significa este concepto para ti?
-Es el miedo y las sensaciones que experimenta la protagonista sin variaciones ni elipsis de tiempo.
– ¿Cómo surgió la idea? Tanto de la historia como de ejecutarla de esa manera.
-La idea está inspirada en una historia real. Nosotros escribimos lo que pudo pasar en aquella casa y cómo y por qué se sucedieron los crímenes. Queríamos filmar una película de género pero contábamos con muy poco dinero para producir algún film pretencioso, así que elegimos rodarla de una forma práctica y económica y que tuviera un diferencial visual a través de la narrativa.
– ¿Qué puedes añadir sobre el trasfondo real de la historia?
-No mucho. En los periódicos de la época casi no encontramos la información del mito urbano. Algunos recortes hablaban de un brutal asesinato cerca del poblado Godoy, donde nunca encontraron al homicida. Algunas fotos polaroid en la escena del crimen señalaban al posible autor, pero fue un caso sin resolver.
-Has grabado con una cámara de fotos Mark II. ¿Cuéntanos qué dificultades y también qué ventajas ha tenido el proceso?
-Fue muy satisfactorio. Las ventajas son muchas, la calidad de las lentes, la sensibilidad a la luz, el peso y tamaño de la cámara, la movilidad. Hemos grabado en full HD y la textura de la imagen es sorprendente. Las desventajas vienen por el sonido, que tiene que grabarse por separado, igual que en cine, y que los zoom son bastantes sucios. No podemos olvidarnos que es una cámara digital y que sus prestaciones más importantes apuntan hacia la fotografía fija, aunque si comparamos la relación calidad-precio no tiene rival en el mercado.
– ¿Qué complicaciones técnicas de postproducción habéis tenido?
-El sonido nos está llevando más tiempo de lo programado, pero sentimos que es necesario para el crecimiento de la cinta.
-A la hora de la difusión en cines, ¿la calidad de cámara será suficiente?
-Todavía no hicimos el pasaje a 35 mm, pero la calidad nativa es excelente.
-Grabasteis un único plano secuencia. ¿Cuántas veces tuvisteis que repetirlo?

-Se planificó para que el espectador pudiera sentir el miedo en una única toma, sin cortes ni manipulación del tiempo y todo eso se logró. Es una película muy ágil donde siempre ocurren eventos para poder atrapar al público entre acciones, sustos y sobresaltos. El rodaje duró cuatro días en los que se hicieron más de 14 tomas.
– Te refieres a esta película como una producción sin trucos ¿a qué te refieres?

-A la manipulación del tiempo en la edición. Por ejemplo, un diálogo de dos minutos puede durar cuatro minutos en la edición o sólo uno, ya que los directores filman diferentes valores para poder crear los clímax necesarios. En La casa muda, un diálogo de dos minutos dura dos minutos. Tuvimos que poner espejos y mover la cámara constantemente para variar los valores y los encuadres. Los únicos trucos de postproducción fueron agregar un poco más de sangre a la escena, ya que cuando salpicamos a los protagonistas, en el set y en tiempo real, no fue suficiente cantidad.
-El cine de terror español está de moda. Rec, Rec 2 (su remake Quarentine), Infectados. ¿La casa muda sigue esa estela, se fija en ellas?
-Claro que sí. REC es una gran película que nos sirvió de inspiración y referencia, así como mucho cine de terror español y francés.
-¿Qué difusión tendrá en el mercado nacional y extranjero? ¿En salas de qué ciudades podremos verla?
-Todavía no sabemos con la suerte que pueda correr la película. Hay varias distribuidoras europeas y americanas interesados en La casa muda, pero es apresurado vaticinar los estrenos en distintos países. Ojalá pueda llegar a todos los rincones que disfruten del género.
-¿Hay historias reales acaecidas en España en las que os hubierais podido basar o que os hubiera gustado recrear?
-Tendría que internarme más en los eventos de España y en su propia literatura. Por ahora estamos abocado a contar historias más cercanas, sin perder el rótulo de “universales”.
-¿Qué puedes decirnos de tus futuros proyectos?
-Tenemos uno en desarrollo que nos tiene muy contentos y expectantes. También es de género de horror y creemos que podemos lograr un producto muy innovador y diferencial al resto. Tiene gran potencial, pero no podemos adelantar mucho todavía. En una cinta que se rodará de forma muy distinta a la tradicional, aún más que La Casa Muda.

Un comentario sobre “Gustavo Hernández: “‘La casa muda’ recrea los miedos más íntimos y básicos de las personas”

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: