Crítica de ‘Brigsby Bear’: Una comedia tierna e inquietante

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Brigsby Bear

Aunque no haya pasado por los cines de España, Brigsby Bear llega a nuestros hogares directamente en formato doméstico en Blu-ray y plataformas digitales de la mano de Sony Pictures Home Entertainment España. Es de agradecer que esta película podamos disfrutarla, dado que ha sido una de las sorpresas del pasado Festival de Sundance y una de las mejor valoradas de la pasada edición del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, donde resultó premiada como Mejor película Discovery.

Brigsby Bear cuenta la historia de James, un niño-adulto que ve su vida transformada para siempre cuando “Las aventuras de Brigsby Bear”, un programa de televisión infantil del que él es el único espectador, termina de forma inesperada. Con esta premisa puede que no parezca que la película pueda ser tan atractiva como su palmarés indica, pero si os decimos que la conclusión de la serie viene provocada por un pasado espinoso, y unos acontecimientos que cambian la vida para siempre del protagonista, tanto que tambaleará todo lo que siempre ha creído que era su vida, seguro que ya sí que llama su atención, pues estamos ante la historia de un secuestrado que es liberado de las garras de una pareja que lo cogió de niño, y ahora debe tratar de adaptarse a la sociedad actual alrededor de su mítica serie de la infancia.

La película toma su propio y extraño camino, que alterna lo conmovedor con lo inquietante, y nunca es predecible, no sabiendo hacia donde nos llevará la siguiente escena, todo camuflado como una alocada comedia que no tardará en convertirse en película de culto. El concepto de la película es fascinante, pues todo se basa en la sencilla idea de alguien que nunca ha conocido el mundo real y solo ha experimentado lo que se supone que es la vida a través de una serie infantil con animales que hablan y criaturas fantásticas. “Las aventuras de Brigsby Bear” está inspirada en los espectáculos religiosos para los niños estadounidenses de los años 80, como “Gospel Bill” y “Prayer Bear“, con extra de rayos, naves espaciales, y efectos de toque casposo que cualquier serie de culto necesita. Todos hemos crecido viendo programas como este, pero aquí van un paso más allá planteando lo que sucede si esos programas literalmente te enseñan todo lo que sabes sobre la vida y luego eres expulsado a la realidad. Brigsby Bear podría ser una película meramente oscura e inquietante, pero de estamos ante un film entrañable y dulce.

Brigsby Bear está protagonizada por Kyle Mooney (Saturday Night Live), Mark Hamill (La guerra de las galaxias), Greg Kinnear (Pequeña Miss Sunshine), Claire Danes (Homeland) y Andy Samberg (Brooklyn Nine-Nine). Las primeras escenas muestran la dinámica entre el protagonista, James (Mooney), y la pareja que lo mantiene encerrado en su búnker, interpretada por Mark Hamill y Jane Adams, unas escenas divertidas pero que realmente nos dejan patente la buena relación y el especial vínculo que existe entre todos ellos. Kyle Mooney brilla en el papel principal y nos muestra una inocencia infantil para nada redundante, pues recrea un personaje no muy diferente de la mayoría de niños poco sociables que intentan adaptarse a situaciones del mundo real. Sus experiencias únicas lo convierten en tema de interés para los más “normales”, y su ingenuidad juvenil rompe los esquemas de los “milenials” obsesionados por las redes sociales.

Curisamente, si en Star Wars: los últimos Jedi disfrutamos de una de las mejores interpretaciones de Mark Hamill en lo que lleva de carrera, no menos interesante es su interpretación como Ted, la falsa figura paternal de James durante todos esos años. Hamill da vida a un mentor bien intencionado pero con pocas aptitudes como padre, preocupado más en crear un buen programa televisivo para su hijo que en hablar con él. Jane Adams tiene un papel menos relevante, y con poco tiempo en pantalla, como igual de poco aprovechada está Claire Danes como la psiquiatra de James. Matt Walsh y Michaela Watkins muestran su parte más dramática como los auténticos padres de James, tratando desesperadamente de conectarse con su hijo perdido hace mucho tiempo y hacerlo sentir cómodo, pero no falta el toque hilarante y realista.

Brigsby Bear se puede ver como dos películas diferentes, pues tras salir de su cautiverio, y entrar en el mundo real, la película se convierte en otra muy distinta con chistes estrafalarios y nos recuerda un poco a Yo, él y Raquel, con toques de romance, y una misión por cumplir, pero Dave McCary consigue un prometedor debut en la dirección con esta película repleta de magia y fantasía, con mucho mensaje y, sobre todo, una historia de superación y adaptación a una sociedad no apta para cualquiera.

Esta peculiar película es una pequeña joya cinematográfica y una de las sorpresas de la temporada que merece ser vista, apta para quienes adoran un buen drama, una buena comedia o una buena película fantástica.


Brygsby Bear

Brygsby Bear
8.5

Puntuación

8.5/10

Un comentario sobre “Crítica de ‘Brigsby Bear’: Una comedia tierna e inquietante

  • el 16 enero, 2018 a las 12:48 am
    Permalink

    Es de esas películas que me supo mal perderme en el Festival de Sitges. Ojalá la pueda comprar o ver en VOD!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *