Las 10 mejores películas del 2016 (para No es cine todo lo que reluce)

Último día del año, y momento de repasar las mejores películas del 2016. Como viene siendo habitual, en vez de publicar nuestras listas individuales, hemos decidido realizar votaciones y unificar criterios para publicar la que es la lista oficial de No es cine todo lo que reluce, aunque al final encontraréis los comentarios y las listas de cada uno de los colaboradores que han decidido participar en esta iniciativa.

Si el año pasado estaba claro que distribuidoras de reciente fundación, como Betta Pictures, Caramel Films o Good Films, estaban consolidadas, consiguiendo premios en festivales, y llamando la atención del público en los cines, de nuevo han conseguido ubicar muchos de sus títulos en nuestras listas, aunque no faltan taquillazos con calidad suficiente como para estar entre las mejores del año, así como títulos de cineastas que suelen colar sus películas en listas de todo el mundo.

Dado que suele ser difícil llegar a un acuerdo para elaborar una lista común de este tipo, hemos optado por dar una puntuación a cada película en las listas individuales que hemos realizado cada uno de los colaboradores de No es cine todo lo que reluce que este año hemos decidido hacer nuestro ranking particular, de tal forma que la película que lidera la lista de las mejores de cada uno de nosotros tendría 12 puntos, mientras que la que ocupa el puesto 12º sumaría tan sólo un punto. Así, sumando los puntos de cada una de las películas en cada una de las listas, y marcando prioridad a aquellas películas que aparecen en las listas de todos, o en la mayor parte de las mismas, obtenemos las 12 mejores películas del 2016 para No es cine todo lo que reluce que han sido estrenadas en salas comerciales y no sólo en Festivales, y queda así:

  1. La llegada, de Denis Villeneuve
    Comienza de manera arrolladora, sus primeros veinte minutos son absolutamente hipnóticos, el tema musical “On the Nature of Daylight” de Max Richter da un emocionante abrigo a un breve prólogo en el que se nos presenta al personaje de la doctora Louise Banks (Amy Adams) a través de un drama personal que no conviene contar. Estamos ante uno de los títulos del año que figurará seguramente entre las candidatas a los premios más prestigiosos de la temporada a pesar de ser un género que no siempre es bien tratado por los académicos (que se lo digan a Christopher Nolan, por ejemplo).

  2. Los odiosos ocho, de Quentin Tarantino
    Larga, violenta y genial. En esta trama el realizador vuelve a dar rienda suelta a su cinismo y a su cinefilia y demuestra una vez más su capacidad sobresaliente para la construcción de personajes, la redacción de diálogos y la gestión de la tensión creciente de las escenas. En total coherencia con su estilo personal, que hace del plagio y el autoplagio un arte, el director ofrece un nuevo argumento al tiempo que revisita escenas y ambientaciones de sus títulos anteriores y las reviste para un nuevo Western postmoderno con toques de Agatha Cristie.

  3. Spotlight, de Tom McCarthy
    Cuando la prensa en papel está sufriendo uno de sus peores momentos y la información se dispara en nuestro muro de Facebook con artículos sin verificación o tergiversados, o con breves vídeo colgados en Youtube, una película como Spotlight recupera el romanticismo de la profesión periodística y su trabajo de investigación. El pragmatismo de su narración, el magnífico trabajo de sus actores y la fascinante zambullida en el mundo de la investigación periodística hace de Spotlight una de esas películas que nos empeñamos en repetir que ya no se hacen en Hollywood.

  4. Tarde para la ira, de Raúl Arévalo
    En los títulos de crédito Raúl Arévalo da las gracias a todos los directores con los que ha trabajado y de los que declara haber aprendido. Estamos convencido de que ha debido de ser un actor atento, pero no hay en su dirección huellas de nadie en concreto, ni siquiera de su primo Daniel Sánchez Arévalo con quien ha trabajado en todas sus películas. Apunta a un estilo propio y personal que merece continuación. Esperemos por el bien del cine que así sea. 

  5. Carol, de Todd Haynes
    No tenemos tengo ni idea acerca de si Carol se convertirá en un clásico o pasará a la larga lista de películas que no resisten el paso del tiempo, pero sí nos atrevemos a decir que tiene alma y materia para perdurar. El magnífico plano secuencia con el que arranca Carol supone una auténtica declaración de intenciones sobre lo que vamos a ver durante las siguientes dos horas: una sobredosis de gran cine filmado con exquisita elegancia y delicado sentido de la narración mecido por una banda sonora que nos empapará el alma.

  6. El hijo de Saúl, de László Nemes
    Ópera prima de László Nemes, el que fuera ayudante de cámara de Béla Tarr. Gran Premio del Jurado y Premio Fipresci en el pasado Festival de Cannes y ganadora del Oscar en la categoría de Mejor Película de habla no inglesa, tiene un curriculum suficiente para estar en cualquier lista, pero es que lo hace por méritos propios, consiguiendo evitar clichés y manteniendo un equilibrio perfecto mientras nos muestra una mirada neutra y real a una parte cruda de la historia, sin sentimentalismos, donde la sobriedad empapa cada maravilloso plano.

  7. Doctor Strange, de Scott Derrickson
    Consigue algo que muchos espectadores ya daban por imposible: construir una sólida película en solitario en mitad de un universo cinematográfico cada vez más compartido y menos compartimentado. Un nuevo mundo de posibilidades mágicas inédito hasta ahora. La banda sonora de Michael Giacchino complementa una aventura audiovisual donde Scott Derrickson ha conseguido un equilibrio entre personajes y efectos visuales, y donde el 3D complementa sin molestar.

  8. La Juventud, de Paolo Sorrentino
    El cine de Paolo Sorrentino no entiende de sencillez, su discurso es intelectualmente elevado, su puesta en escena aparatosa y su modo de filmar está tocado por ese don que pocos directores poseen y que las convenciones cinematográficas han dado en llamar autoría. Hace un par de años, con su anterior film La gran belleza, Paolo Sorrentino dejó con la boca abierta al público cinéfilo de todo el mundo, a la inmensa mayoría de la crítica y a las academias encargadas de repartir los premios del año que además del BAFTA, el Globo de Oro y el Óscar  le otorgaron nueve David de Donatello y cuatro Premios del Cine Europeo. Con La juventud no ha conseguido tal nivel de unanimidad, sin embargo, tiene un relato potente en sí mismo y perfectamente engranado por un fantástico reparto que hace mucho más que acompañar al dúo protagonista.

  9. Comanchería, de David Mackenzie
    El director hace un uso efectivo del duro paisaje de Texas, que parece consistir básicamente en arena y rencores, pero es capaz de aportar un toque de humor negro para limar asperezas sin mitigar el tono general de la película, repleta de escenas de tensión impactantes. Brillante interpretación de Jeff Bridges en una crítica seca y vibrante del capitalismo y el sistema bancario como nueva forma de guerra.

  10. El renacido, de Alejandro González Iñárritu
    La maravillosa fotografía, la música o los necesarios efectos visuales son el aderezo necesario para que la historia se convierta en cine mayúsculo, y sea el complemento ideal para que se disfrute durante su larga duración. El renacido es uno de los mejores trabajos (hasta ahora) de Iñárritu y la confirmación de su estilo personal.

Y, por desgracia, la lista es de 10 películas, y nos dejamos fuera muchas que bien merecerían estar entre las mejores del año en nuestra web de cine, algunas de las cuales podéis ver en nuestras listas individuales, pero no han sumado los puntos para salir en la lista definitiva.


Lo mejor del 2016 para José Francisco Pérez Pertejo:

Siguiendo el criterio de la redacción de No es cine todo lo que reluce, realizo mi balance anual teniendo en cuenta todas las películas estrenadas en 2016 en nuestro país aunque algunas de ellas sean films del año anterior. Comenzaré diciendo que 2016 no me ha parecido un buen año de estrenos lo cual no impide que hayan llegado un puñado de buenos títulos para hacer la tradicional lista con lo mejor del año.

Mi película favorita de 2016 es La Juventud de Paolo Sorrentino, un ejercicio lúcido y cargado de mala leche para ajustar cuentas con el pasado. Su discurso estético y narrativo me parecen lo mejor del año junto a la maravillosa Carol filmada por Todd Haynes donde Cate Blanchett y Rooney Mara se apoderan de la pantalla bajo la música de Carter Burwell (en mi opinión la mejor banda sonora del año).

Del cine patrio destaco dos excelentes debuts el del dramaturgo Miguel del Arco con Las Furias y el del actor Raúl Arévalo con Tarde para la ira. También española, pero menos, incluyo la emotiva Un monstruo viene a verme de J.A. Bayona, y a punto ha estado de entrar la notable Julieta de Pedro Almodóvar a la que le falta un poquito de emoción para ser excelente.

También me han gustado, aunque no caben en la lista El Juez (Christian Vincent), Los odiosos ocho (Quentin Tarantino) y La llegada (Denis Villeneuve). Como curiosidad diré que es la primera vez en décadas que no incluyo a la película anual de Woody Allen entre lo mejor del año, Café Society me parece una buena idea lastrada por un reparto infame. Me dispongo ahora a elegir a las peores que es más divertido, pero eso lo podrán leer en otra entrada de esta página. Feliz año cinéfilo a todos. Sin más preámbulos, ahí va mi lista con lo que a mí me ha parecido lo mejor del año:

  1. La Juventud 
  2. Carol 
  3. Después de nosotros 
  4. Las furias 
  5. Mia madre 
  6. Tarde para la ira 
  7. Un doctor en la campiña
  8. Sully 
  9. La habitación 
  10. Zootrópolis 
  11. Un monstruo viene a verme
  12. Creed 

Lo mejor del 2016 para David Pérez “Davicine”:

Cine asiático, cine español, cine “hollywoodiense”,… cine de todo el mundo, por resumirlo de una forma, de todos los géneros, duraciones y colores, es el que forma mi lista de las mejores del año. Mucho me ha costado decantarme por 12 películas (sí, sí, la lista principal es de 10, pero he decidido ampliar la lista hasta 12 a nivel de votantes para no quedarme con tantas en el tintero).

Para mi, la sorpresa del año ha sido La llegada, que me ha sorprendido gratamente con un giro inesperado en el clásico cine de alienígenas, alejándose de las explosiones y los efectos especiales, para con sutileza tratar un tema tan complejo como es la comunicación cuando no hay nada en común con el otro interlocutor. Y me ha costado decidir si La llegada o La doncella encabezaba mi lista, recientemente visionada, sin tiempo todavía para hacer crítica, pero claramente estamos ante la nueva obra maestra del aclamado director Park Chan-wook, ganadora del Premio del público en el Festival de Sitges. Un deslumbrante relato de suspense inspirado en la novela “Fingersmith” convertido en una inolvidable experiencia cinematográfica con poderosas interpretaciones de Kim Min-hee como Lady Hideko, Ha  Jung-woo, como  el  estafador y el sensacional debut de  la actriz Kim Tae-ri como la doncella Sookee.

Tarantino no podía faltar en mi lista, con sus odiosos, reinventando un género que parecía olvidado, como en el olvido podrían haber caído los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por curas del estado de Massachussets si no fuera por Spotlight. Y en mi quinto puesto se cuela la primera película española, Tarde para la ira, y lo hace por méritos propios, con interpretaciones magistrales y un debut en la dirección por la puerta grande de Raúl Arévalo.

En el meridiano de mi lista aparece la película de animación de Ghibli El cuento de la princesa Kaguya, y parece que tengo anualmente la obligación moral de poner un título de este estudio en mi lista, pero lo consiguen gracias a su saber hacer, su sutileza, su maestría en la dirección y en la animación, y esa sensación que te deja su visionado de haber visto algo maravilloso que te ha aislado de la realidad que nos rodea. Sin más, os dejo con mi lista completa, pues muchos de mis títulos ya son justificados por otros compañeros de No es cine todo lo que reluce, y no quiero ser reiterativo:

  1. La llegada
  2. La doncella
  3. Spotlight
  4. Los odiosos ocho
  5. Tarde para la ira
  6. El cuento de la princesa Kaguya
  7. Carol
  8. The Neon Demon
  9. El hijo de Saúl
  10. Kubo y las dos cuerdas mágicas
  11. Regreso a casa
  12. Que Dios nos perdone

Lo mejor del 2016 para Fernando Quintero:

No me gusta categorizar las películas en un ranking, por el hecho de que son géneros totalmente distintos y me parecería una labor que puede ser muy controvertida en cuanto al resultado final, sobretodo porque hay cientos de películas que ni he visto por falta de tiempo y se criticaría al máximo por incluir o no según qué películas. Así que, sin más dilación, os dejo con mi Top Ten (que son 9 más una porque no he considerado que ninguna más debería estar en este ranking). 

El renacido  se justifica en mi lista con una palabra: Fotografía.  El hijo de Saul ganó el Oscar a mejor película extranjera y el hecho que trate tan cruelmente y en primera persona los sucedido en el Holocausto nazi, hace que 70 años después sigamos reflexionando las torturas y vejaciones que puede llegar hacer el hombre solo por una ideología y como los hombres buenos pasan desapercibidos en la historia. 

La bruja es acojonante. Siento ser tan malhablado, pero es la película de terror del año. Lo tiene todo: Fotografía, interpretaciones, suspense, terror… Con esta película se ha demostrado que se puede hacer una cinta de terror con muy poco, una cabaña en el bosque, una idea de que ronda una bruja y un final épico digno de otras del género de los ochenta. Como en mis listas anteriores, debo poner alguna película española, y esta vez es El hombre de las mil caras. España está creciendo cinematográficamente y está dejando de lado la comedia (aunque es una seña de su cine) y centrándose más en el thriller y su gran representante es Alberto Rodríguez.

Este año dudé entre Cien años de Perdón y la película por la que me he decantado, pero es que, El hombre de las mil caras me parece un retrato de la España actual y las interpretaciones de sus protagonistas me parecen magistrales. Quizá lo que más me ha ganado ha sido la dupla Alberto Rodríguez – Álex Catalán. A pesar de verla por casualidad, Bone Tomahawk me ha parecido una de las mejores películas del año sólo por dos cosas, la interpretación de Richard Jenkins y lo gore que puede llegar a ser una película que no desvela nada hasta su final. Por eso mismo creo que está en esta privilegiada lista. 

A pesar de las peleas lingüísticas que he tenido en mi círculo por el título de Los odiosos ocho, que siempre llamaba The hateful eight porque me parecía el título más acertado en España, la octava película de Tarantino me devolvió al cine clásico de los 40, mezclándose con el cine detectives de los 70 y 80, siempre con el sello de Tarantino. No es la mejor película del director, pero si es una de las mejores del año. El libro de la selva es la película de animación del año. No será nominada en esta categoría ni mucho menos sólo por el hecho de tratar algunos elementos reales, pero es impresionante como los efectos especiales han evolucionado hasta el punto de materializarse en esta película.

Mucho se esperaba de Deadpool, sobretodo desde la “filtración” en internet de la famosa escena de la película. El hecho de tratar a este personaje de tanta comicidad y que toda la película sea un flashback, hace que destaque del resto de películas de superhéroes que tantos millones han gastado. No soy amigo de Michael Bay, pero 13 horas ha dejado de lado al resto de actores fetiches del director y se ha centrado más en una historia que critica la administración Clinton. A pesar de no tratarse de un documental, hay que dejar de lado los tiros de la película para darse cuenta que tipo de país es la potencia mundial, dejando de lado a muchos de sus ciudadanos.

Antes de publicar mi lista, una mención especial y sólo porque soy fan acérrimo de la saga, es para Rogue One: Una historia de Star Wars. Atención Spoilers. Me pareció una película sensacional en su guión, el hecho de que se dibujase tan bien la galaxia, las batallas, la fuerza, fuerza, fuerza, fuerza… Es una historia de cómo se construyó la Estrella de la Muerte, pero me dejó indiferente en algunos sentidos, como en por qué tiene el mismo fallo que El despertar de la Fuerza, por qué es extremadamente larga o (citando a una amiga) por qué nos han hecho un tour de la galaxia con el Street View. Quitando esto, es una película para disfrutar y no categorizar como se ha hecho en otros sitios. Si eres fan de La Guerra de las Galaxias y de Luke “Starkiller”, abre los ojos, coge palomitas y goza.

  1. El renacido
  2. El hijo de Saúl
  3. La bruja
  4. El hombre de las mil caras
  5. Bone tomahawk
  6. Los odiosos ocho
  7. El libro de la selva
  8. Deadpool
  9. 13 horas

Lo mejor del 2016 para Agustin Olivares:

  1. Hardcore Henry
  2. La llegada
  3. Que Dios nos perdone
  4. Tarde para la ira
  5. Cazafantasmas
  6. Kiki, el amor se hace
  7. Buscando a Dory
  8. Juegos de familia
  9. Deadpool
  10. El regalo
  11. La visita
  12. Dioses de Egipto

La lista la completaría con películas de festivales, pero por desgracia sólo cuentan las estrenadas en cines, por lo que tengo que dejar fuera Tenemos la carne, Grave (Raw), Mon Ange y The Frankenstein Complex, confiando poder incluirlas en la lista de lo mejor de 2017.


Lo mejor del 2016 para Ignacio Mittenhoff:

  1. Rogue One: una historia de Star Wars
  2. Hitchcock/Truffaut
  3. La llegada
  4. Spotlight
  5. Los odiosos ocho
  6. Zootróolis
  7. Creed
  8. Doctor Strange
  9. Inferno
  10. El bosque de los suicidios
  11. KIKI El amor se hace
  12. La fiesta de las salchichas

Lo mejor del 2016 para Carlos Cuesta:

  1. Comanchería
  2. Las inocentes
  3. El caso Fischer
  4. Spotlight
  5. Los odiosos ocho
  6. Doctor Strange
  7. 13 horas
  8. Capitán América: Civil War
  9. Creed
  10. La ley del mercado
  11. Monsieur Chocolat
  12. The program


Ahora tan sólo toca comenzar a disfrutar de los grandes estrenos y las impecables producciones que nos depara el 2017, y así ir tomando buena nota de cara a nuestra próxima lista, que confiamos cueste tanto como ésta hacerla, pues eso querrá decir que hemos visto mucho y buen cine.

También te puede interesar

Deja un comentario