Crítica de ‘Assassin’s Creed’: La adaptación que se merecía este gran juego

 
 
Las críticas de David Pérez “Davicine”: Assassin’s Creed
 
Hace unas décadas era difícil imaginarse un videojuego llevado a pantalla grande, pues los gráficos pixelados y las historias sencillas eran complicadas de acabar como una interpretación visual digna y un guión solido, dando como resultados películas fallidas como Doom. Con el paso del tiempo, comenzaron a arriesgarse con películas que llevaban a los cines adaptaciones entretenidas, que sin ser taquillazos, quedaban para el recuerdo de los fans de esos mismos videojuegos, como las sagas Street Fighter, Mortal Kombat, o incluso el fontanero Mario en Super Mario Bros.
 
Poco a poco, la calidad de los juegos se incrementaba exponencialmente, y contenían historias más complejas, y personajes mejor presentados, gracias a lo cual pudimos ver en los cines sagas como Tomb Raider, con Angelina Jolie al frente del reparto, o Resident Evil con Milla Jovovich. Más recientemente, es difícil encontrar un videojuego que no parezca una película, con unos gráficos muy realistas y unas historias al nivel de grandes guiones cinematográficos, por lo que el salto a la pantalla grande parecía claro que era más que evidente… y prueba de ello es Assassin’s Creed, que funciona perfectamente como película, pero también es una digna adaptación de un gran videojuego, abriendo el camino a futuras adaptaciones que no nos hagan preguntarnos cuando se anuncien ¿de verdad es necesario?
 
Al igual que los juegos, Assassin’s Creed plantea que los históricos templarios se mantienen en la realidad como un grupo potente de personas que se mantienen en la sombra y buscan controlar el mundo. El modelo genético para el libre albedrío es mostrado aquí como un artefacto llamado el Fruto del Edén, defendido por una misteriosa sociedad secreta, los Assassins, un grupo de guerreros anárquicos que han frustrado los planes de los templarios a lo largo de la historia. Gracias a una revolucionaria tecnología que desbloquea los recuerdos genéticos, Callum Lynch vive las aventuras de su ancestro, Aguilar, en la España del siglo XV. Callum descubre que es descendiente de los Assassins, y que posee increíbles conocimientos y habilidades que le permitirán enfrentarse a la poderosa y opresora organización de los Templarios en el presente.
 
A diferencia de los videojuegos, aquí la parte histórica ocupa mucho menos tiempo que los eventos acaecidos en la actualidad, por lo que predomina la presencia de Fassbender como Lynch más que como Aguilar. Durante las escenas de Aguilar, Assassin’s Creed nos recuerda periódicamente que estamos viendo en realidad todo ese mundo a través de Lynch mediante la superposición de las dos épocas, como una elegante versión de la realidad virtual más moderna que podamos imaginar, integrando al protagonista en esa época, y permitiendo revivir a quienes están a su alrededor sus recuerdos genéticos. 
 
Justin Kurrzel dirige la adaptación cinematográfica del famoso vídeojuego del mismo nombre, y lo hace demostrando que sabe trabajar con un guión histórico, tal y como hizo con Macbeth, pero también que es capaz de mostrarnos escenas impecables de efectos digitales en entornos casi futuristas, aunque esté ambientada en la actualidad. A pesar de la relevancia en el aspecto visual, en Assassin’s Creed ha sabido sacar lo mejor de sus actores, aunque es difícil no conseguirlo cuanto tienes un reparto encabezado por Michael Fassbender, Marion Cotillard, Jeremy Irons y Brendan Gleeson.
 
Michael Fassbender tiene la difícil misión de dar vida a dos personajes, uno en la época actual, y otro en la España del siglo XV, y aunque cuando vive las peripecias como Aguilar no tiene demasiado guión, si que deja su sello de calidad, demostrando que es un actor versátil capaz de meterse en la piel de cualquier personaje y, como es habitual, ofrece su pertinente dosis de “carne” para deleite de hombres y mujeres que suspiran por sus músculos. En relación a Cotillard, aunque inicialmente parece que su personaje va a tener mucha presencia, no tiene el mismo empaque de otros personajes con los que nos ha deleitado en el pasado, cumpliendo simplemente con el trámite de dar vida a la doctora que encabeza el proyecto de trasladar a las personas a sus recuerdos genéticos. Se echa de menos algo más de química entre ambos personajes, pero si el guión no lo requiere, ¿para que mostrarla? De la misma forma que Fassbender deja claro cuales son sus prioridades desde el principio, en cualquiera de sus personajes de Assassin’s Creed, el personaje de Cotillard no es capaz de hacernos sentir si es una villana o una investigadora que no sabe todo el mal que puede hacer su investigación.
 
Sorprendentemente, las secuencias de acción no hacen hincapié en su artificialidad, sino que nos deleitan con magníficas coreografías de artes marciales y carreras sin límites repletas de parkour, donde cada salto va claramente en contra de la gravedad. El movimiento de los Assassins es resbaladizo, casi levitando en cada paso, pareciendo libres y sin miedo al vacío, quizás faltando algo más de credibilidad y respeto a la muerte, pero esto es herencia de los videojuegos, y lo agradecemos. Todas estas escenas las vemos dentro de unos paisajes espectaculares, con una fotografía impecable, mostrando un gran contraste entre el desierto andaluz y las grises instalaciones del Animus en Madrid. Ver el Calderón en la actualidad, cerca de las instalaciones científicas de los templarios, es igual de gratificante que encontrarnos con Sevilla en el siglo XV, aunque echemos de menos más peripecias en este siglo.
 
20th Century Fox y Ubisoft se han aliado para que los fans de la franquicia de videojuegos Assassin’s Creed no pongan el grito en el cielo cuando vean esta película y disfruten con las luchas y saltos de su protagonista, pero también para que cualquier persona alejada del mundo de los videojuegos puedan disfrutar plenamente de una buena película de aventuras y acción, con toques de ciencia ficción y mucha historia. Estamos ante un nuevo inicio para el mundo de las adaptaciones, y a partir de ahora solo esperamos que mantengan este nivel.

También te puede interesar

Deja un comentario