SITGES 2016. Entrevista a Eduardo Casanova, director de ‘Pieles’

Eduardo Casanova se metió en la casa de millones de españoles gracias a Aida, la exitosa serie producida por Globomedia que duró en antena 10 temporadas. Durante este tiempo Eduardo no solo actuaba, sino que también producía, guionizaba y dirigía sus propios cortometrajes. Ahora le ha llegado la oportunidad de dirigir su primer largo, Pieles, de la mano de Alex de la Iglesia, Carolina Bang, Kiko Martinez y Netflix.

Fue al Festival de Sitges 2016 a presentar los primeros minutos de la cinta, y hablamos con él para que nos contase como fue la experiencia y que espera de su ópera prima.
 
¿Qué nos puedes contar de Pieles?
Hemos presentado en primicia en Sitges los primeros 7 minutos de la peli. Estoy super contento porque funcionó muy bien, escandalizó y horrorizó al público, que es lo que quería.
 
¿Cuál es el chispazo que te hace llegar a esta historia?
No hay ningún chispazo, yo hago esto por pura ansiedad. Necesito escribir y dirigir para vivir, porque si no me moriría. Luego en el proceso de escritura si que hubo diferentes chispazos: hablar de personas físicamente diferentes, de las transformaciones, del género… Son cosas que me interesan mucho.
 
¿Qué pretendes con esta película?
 Pretendo ser un poco más feliz. De cara al publico pretendo es que vea algo diferente, algo realmente diferente.
 
Has contado con gente con dificultades físicas.
He trabajado con actores con malformaciones porque considero que son actores maravillosos y que pueden interpretar perfectamente el papel, al igual que hay actores “normales”, entre grande comillas, que se han trabajado con prótesis para simular malformaciones. Ha sido muy difícil encontrar al casting adecuado, porque en la industria no hay actores con malformaciones físicas, así que tienes que remover cielo y tierra para encontrarlos o maquillarlos tu mismo. Y yo he hecho ambas cosas.
 
Has tenido dificultades a la hora de dirigirlos?
No. Estoy encantado con ellos. En pieles hay actores sin mucha experiencia, y hay actores con gran proyección que se han sometido a un proceso de maquillaje. En el caso de Jon Kortajarena le costó mucho, porque lleva un maquillaje muy complejos que costaba de completar 7 horas diarias, en pleno verano. Les ha costado más a los actores con prótesis que a los actores que tenían malformaciones naturales. Además, ambos grupos han entendido a la perfección lo que yo quería contar y se han sentido identificados con ello.
 
Se dice que cuando escribes te retratas inconscientemente.
Yo y nadie entiende nada, porque este mundo no tiene sentido. Todo eso me genera mucha ansiedad y frustración. Cuando escribo y dirijo lo hago para crear mi propio universo y generar mis propias preguntas y mis propias respuestas y poder respirar, vivir y ser feliz. No se si te retratas, pero si que curas algo. Te preguntas “¿Por qué estoy aquí? ¿Quién ha decidido que yo esté en el mundo?”. Al escribir y dirigir entiendo perfectamente por lo que estoy en este mundo: porque escribir y dirigir es mi vida. Escribir es un proceso catártico.
 
También se dice que cada autor descubre “su” tema propio, su tema recurrente.
No hablo de mi, me parece muy soberbio. Creo que los grandes directores solo hablan de una cosa, pero creo que es por la ansiedad. Se intenta encontrar la respuesta a esa pregunta que siempre nos hacemos. Es como Camela. Camela solo habla de amor. Algún problema deben tener con el amor.
 
Hay una escena con peces. Kilos y kilos de pescado en Madrid, en pleno verano. Muy rico ¿No?
Fue un asco. El set todavía huele a pescado. Eran 80 kilos de un pez horrible, rebozados en purpurina, pero fue divertidísimo. Es una escena apocalíptica donde pasan cosas con peces. Lo que yo quería al principio era que los peces estuvieran vivos, para que al caer al suelo rebotasen mientras agonizaban muriéndose. Y me dijeron “eso se llama maltrato animal”, y es verdad. Mejor que estuvieran muertos. Aunque me dio pena, creo que la escena hubiera quedado mejor con peces vivos.
 
Has contado con un elenco de lujo.
En la peli están Jon Kortajarena, Candela Peña, Carmen Machi, Secun de la Rosa, Ana Polvorosa, Macarena Gomez, Carolina Bang… Está Mikel Godoy, que es una de las personas que más admiro. También está Morris, que ha sido lo mejor que me ha podido pasar.
 
Pieles la han producido Álex de la Iglesia y Carolina Bang. ¿Hasta qué punto han metido mano?
No han metido mano en nada. Alex es un productor atípico, no me limitaba para nada. Siempre daba su opinión, pero me dejaba manga ancha. Tanto él como Carolina y Kiko Martinez han hecho esta película muy grande, sin ellos hubiera sido muy diferente.
 

También produce Netflix. ¿Cambia el proyecto a partir de su llegada?

No cambia en nada. Solo ha financiado parte de la película, pero no es totalmente para Netflix. La película tendrá una carrera comercial normal y después será distribuida por Netflix a nivel mundial.

 
Cambiando de tema, ¿Por qué decides pasar de la interpretación a la dirección?
Siempre he querido dirigir, antes de actuar incluso. Cuando dirigí me sentí feliz por primera vez.
 
¿Hay algún punto durante la producción de una película en la que te frustres especialmente?
Todos son frustrantes y casi agonizantes. Las películas se sufren, pero hay algo atractivo en ese sufrimiento.
 
¿Qué referencias narrativas y estéticas manejas?
Mi referencia es El Corte Inglés. Cuando estoy escribiendo y no sé qué hacer me voy a El Corte Inglés y observo la realidad tan abrumadora de capitalismo y señoras teñidas con el pelo azul. Mi mayor referencia es ver el comportamiento humano en lugares.
 
¿Futuros proyectos?
Estoy con otra peli, más proyectos con Álex, Carolina y Kiko… Pero mi futuro proyecto es Pieles.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *