SITGES 2016. Crítica de ‘Hardcore Henry’: ¡¡¡ADRENALINA PURA!!!

Las críticas de Agustín Olivares en Sitges 2016: Hardcore Henry
 
¡¡Estoy de los nervios!! Hardcore Henry es la película más adrenalínica que he visto jamás ¡Menudo ritmazo! Cine de acción absolutamente genuino, con unas situaciones jamás vistas en pantalla y un punto de vista totalmente novedoso (primera persona, como en los videojuegos tipo Call of Duty o Doom).
 
Hardcore Henry es la historia de Henry, un tipo al que su mujer revive gracias a una novedosa tecnología. Mitad hombre-mitad máquina, Henry deberá enfrentarse a una organización criminal que quiere robar los secretos de su nuevo cuerpo para crear un ejercito de cyborgs, contando tan solo con la ayuda de un tarado que parece ser inmortal.
 
La historia madre, el por qué Henry empieza en el punto X y termina en el punto Y es un absoluto sinsentido. Las motivaciones de los malos cuando desvelan su plan maestro es como para pegarse un tiro. Una lástima, porque si se lo hubieran currado más les hubiera quedado una película redonda. No obstante los diálogos y las peripecias son geniales: mucha coña y muchas situaciones nunca vistas. El punto negativo para los diálogos es que algunos son demasiado explicativos, cuestión comprensible ya que todo el metraje está contado en primera persona, y además nuestro protagonista es incapaz de hablar, por lo que todo lo que descubre es gracias a la bondad de sus interlocutores. No obstante muchas líneas tienen una coña genial.
 
La violencia es esencial en Hardcore Henry. Desde los absolutamente geniales títulos de crédito (no había visto nada tan molón desde los créditos de Watchmen) hasta la lucha final, la sucesión de enfrentamientos físicos y la utilización de armas de gran calibre son la tónica habitual. Hay situaciones de acción totalmente novedosas, nunca vistas en ninguna otra película, mientras que otros recursos ya vistos (como el parkour) son abarcados desde una óptica nueva y fresca.
 
El humor viene en grandes dosis gracias, en gran medida, al personaje interpretado por Sharlto Copley (Distrito 9). La batería de registros que interpreta es genial, cada cual más desternillante que el anterior, jugando siempre con los clichés para que el espectador se meta en materia de inmediato.
Quizá la película recuerda demasiado a videojuegos de tipo “primera persona”. Estoy seguro de que Ilya Naishuller, el director, le ha echado muchas horas al Counter Strike, y le ha sacado buen partido. Consigue zambullirte en la historia, flipando con la sucesión de leñazos y explosiones que se pasean frente a nuestros morros. Y precisamente esta similitud con los videojuegos es lo que lastra la peli, volviendo al tema del guion. La estructura es básicamente la misma que en un videojuego: se te presenta la premisa, te dan una misión y la cumples. Una vez cumplida aparece el “link” que te da la enhorabuena y te propone la siguiente misión. Hasta que, al final, llega el final boss y le das de guantazos. Pero esta película no va de lógica argumental ni de giros inesperados, va de pasárselo genial con una experiencia novedosa.  Eso si, si a alguien se le ocurre repetir la jugada estoy seguro de que el resultado no será tan impactante y, a no ser que la excusa sea tremendamente buena, aburrirá.
 
La música es perfecta. Caña burra, desde la electrónica hasta el metal. Si lo que ves ya es estresante, lo que oyes hace que te explote la patata. Adrenalina pura. Al respecto tengo que recomendar que no veáis la peli de noche, porque después conciliar el sueño es una odisea. Os lo digo por experiencia.
 
Hardcore Henry es una película festivalera, para fliparlo, reír y después irte de fiesta a quemar la adrenalina. La estructura de videojuego lastra una película que podría haber sido perfecta, pero que aun así sale muy bien parada. Una apuesta arriesgada para los fans del cine de acción. ¡Vedla ya!

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *