Crítica de ‘Elle’: Retorcida comedia negra

Las críticas de Óscar M.: Elle
 
Nadie puede afirmar que las películas dirigidas por Paul Verhoeven sean aburridas, todas están repletas de aventuras y acontecimientos que hacen que sus personajes vayan madurando y asumiendo su chocante y desafiante realidad.
 
Verhoeven (quien se consagró con Desafío total e Instinto básico, para luego ser detestado por las incomprendidas Showgirls y Starship troopers) demuestra su alta capacidad de adaptación manteniendo las particularidades del cine francés, rodando la mayoría de las escenas con cámara en mano, centrado la acción en los personajes, con Paris como telón de fondo y como espectador silencioso de las vidas de sus habitantes.
 
El director consigue aunar la trama de suspense con unos hilarantes toques de humor dentro de una complicada historia cotidiana y realista, gracias a una excelente dirección de actores, donde sobresale (por méritos propios) una Isabelle Huppert natural y cómoda en una película plenamente desarrollada para su lucimiento.
 
La protagonista de Elle es violada salvajemente tras los títulos de crédito y, por muy traumática que pueda resultar la situación, la mujer decide simplemente darse un baño de espuma para borrar de su mente la escena que acaba de vivir.
 
Según avanza la trama descubrimos que la reciente violación es el menor de sus problemas: tiene un trabajo donde todos la odian, una madre septuagenaria con un amante cuarenta años menor que ella, un padre en la cárcel, un hijo manipulado por su novia, un exmarido que tiene una nueva novia y se acuesta con el marido de su mejor amiga, con la que trabaja.
 
El enrevesado guión (basado en la novela “Oh…” de Philippe Djian), como la propia vida, complica la historia según van pasando las páginas y, si hay algún espectador incrédulo, sólo tiene que considerar cuando en un mismo fin de semana coinciden una visita familiar, una fiesta, la mudanza de un amigo y buscar tiempo para pasar con tu pareja.
 
La vida no se detiene por una violación o por un accidente, es lo que piensa la protagonista y decide seguir adelante con sus planes, eso sí, tomando precauciones y realizando una particular investigación para descubrir a su asaltante.
 
La filmografía de Verhoeven se caracteriza por alternar películas donde despliega todo su talento con historias de ciencia ficción anabolizadas con efectos especiales y otras donde la mujer es el centro de una rocambolesca trama. Ambos tipos son igualmente disfrutables y Elle es un nuevo acierto de un director que ha decidido seguir adelante a pesar de los reveses de la vida, como la propia protagonista.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *