¿Es ‘The Get Down’ de Netflix la serie musical que estabas esperando?

Netflix está haciendo las cosas bien, eso es algo de lo que no tenemos ninguna duda. Nos ha ofrecido grandes series y muy buenas películas de producción propia. Ya lo hemos visto en el caso reciente de Stranger Things, una serie que ha pasado filtros y filtros por otras cadenas, hasta convertirse en el éxito del verano.
 
Pero tampoco es que Netflix haga todo bien, solo hay que ver las películas producidas por la compañía y que protagonizan Adam Sandler y por eso mismo nos hemos preguntado: ¿The Get Down es la serie musical que nos hacía falta?
 
Primero hay que ubicarse. Se trata de una serie creada y producida por Baz Luzhrmann, director de películas como Moulin Rouge o El Gran Gatsby. Esto es un aliciente que, no suma, sino invita al espectador que le gusta el cine del realizador, a sentarse y contemplar los seis primeros episodios de la serie (los que se han lanzado a espera de que acabe la fase de postproducción de los seis últimos). El primer capítulo (de hora y media de duración) es un sello constante de Luzhrmann. Tanto en guión, como en la estructura de personajes y en la época pasada en la que se ubica la trama, por ello, quien vea este primer episodio, que sepa que va a ver los cinco restantes.
 

 

Así se nos presenta una serie que tenía que seguir la continuidad del éxito de Strangers Things, pero a medida que van pasando los capítulos, la serie se desinfla y se redirige hacia otras subtramas que cobran más protagonismo, dejando la principal más de lado. La cantidad de personajes que van apareciendo capítulo a capítulo, hace que nos perdamos entre nombres y que confundamos a los protagonistas, entre los que destacan sus tres protagonistas absolutos, Justice Smith (Ezekiel): El “Romeo” enamorado del Bronx y de su amada a partes iguales cuando descubre su vocación; Herzen F. Guardiola (Mylene): La chica luchadora, sufridora y con un sólo objetivo en la mente; y Shameik Moore (Shaolin Fantastic): El genio delincuente que lo da todo y lo pierde todo, siendo a su vez víctima y verdugo de sus consecuencias. El resto de protagonistas hacen una aparición en pantalla más serena, con importancia, pero no a la altura de estos tres.

 

 La cultura del Hip-Hop está presente desde prácticamente el primer minuto de la serie, grandes detalles de esa forma de vida como el graffiti de la mano del personaje de Jaden Smith, los B-Boys y el guiño al chopper y al igual pasa con otros estilos que aparecen en esta serie como la música disco, género que vive sus últimos años de gloria o el soul.

Son muchas las aportaciones musicales que tiene The Get Down a lo largo de estos seis capítulos distribuidos en España, desde Boney M., hasta John Williams, pasando por Kool & The Gang, aunque lo mejor que puede llegar a tener la serie, son esos estribillos, melodías y scratches creados para los protagonistas. 
 

 
Volviendo a la pregunta que ha originado esto… Sí. The Get Down no puede considerarse un musical en toda regla, a pesar de tener referencias obvias a otros como a West Side Story, pero es lo más parecido que encontraremos en televisión.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *