Crítica de ‘Ninja turtles: Fuera de las sombras’: Nuevos ingredientes sobre la misma masa (de pizza)

Las críticas de Óscar M.: Ninja turtles: Fuera de las sombras
La sorpresa de Ninja turtles hace 2 años con una recaudación que superó los 493 millones de dólares ha dado como resultado una secuela que se estrena con un mes de retraso en España (respecto a la fecha en la que llegó a los cines en Estados Unidos) y que viene con el subtítulo de Fuera de las sombras.
Con el objetivo fijado en el afianzamiento de una nueva franquicia, Ninja turtles: Fuera de las sombras llega como un capítulo decisivo dentro del universo quelonio, una secuela con un argumento determinante para la historia de las cuatro tortugas protagonistas: la revelación de su existencia al mundo humano.

Haciendo un símil con el alimento preferido de las tortugas protagonistas (la pizza), esta secuela utiliza la misma masa que la anterior (prácticamente el argumento es el mismo y la estructura del guión es parecida) y coloca sobre ella nuevos ingredientes que amplían y mejoran el producto incomestible que fue su predecesora, resultando un plato más apetecible (aunque igualmente poco satisfactorio para paladares exquisitos).
Si la anterior entrega se atragantaba en el departamento de los efectos especiales (con escenas borrosas y donde el píxel era el rey dominante), Ninja turtles: Fuera de las sombras ha aprendido de sus errores y Dave Green es capaz de utilizar mejor los complementos digitales que Liebesman en las escenas de acción (demostrando su experiencia previa en el campo de la animación), aunque la masa (el guión) plagie descaradamente la escena de la nieve de la primera entrega con una persecución en un río en esta ocasión.
Josh Appelbaum y André Nemec (artífices y escritores de la masa sobre la que se sustentan los alimentos) han conseguido mejorar la mezcla, con la introducción de los nuevos ingredientes (personajes) de una manera más fluida, menos forzada y mucho menos atropellada que en la hornada anterior, a pesar de repetir el esquema de Las tortugas ninja II: El secreto de los mocos verdes con la incorporación del personaje de Casey Jones en la segunda parte.
Respecto al sabor (la interpretación) de estos nuevos ingredientes (personajes) poco se puede destacar en un producto como este. El espectador ya conoce a Stephen Amell, a Tyler Perry o a Laura Linney como conoce al jamón o al atún, colocarlos sobre la tomate y el queso no cambiará nuestro concepto sobre ellos, aunque su presencia no destaque sobre el resto ni permita degustarlos en solitario.
El ansiado plato fuerte de esta nueva comilona son los personajes de Bebop y Rocksteady (más creíbles como ineptos ladrones que como inmensos mutantes descerebrados), y (el ansiado y escaso) Krang, ingredientes que cumplen su función sobre la base, pero que no se llegan a paladear del todo mientras uno los digiere.
Los efectos visuales utilizados para la representación de estas tres nuevas incorporaciones son un aderezo excesivo, que casi los convierte en un dibujo animado (y que se podría haber solucionado con menos ordenador y más fabricación manual). Algo que tampoco ayuda es el constante cambio de tamaño de los mutados (como ya sucedía en la saga Transformers), pasando de un tamaño familiar a un XXL según el plano o la escena en cuestión.
Como no podía ser de otra manera, en la masa queda espacio para los conflictos internos del grupo, la disidencia y las dudas, que vienen a ser como el borde relleno de queso: está ahí, algunos se lo comen, pero la mayoría lo deja a un lado.
Con esta receta, Ninja turtles: Fuera de las sombras ofrece un plato con una masa (guión) más trabajada, una base (efectos especiales) mejor y unos nuevos ingredientes (personajes) que harán las delicias de los seguidores de la serie de televisión (y del cómic) en el que se basa. Sólo queda engullir sin paladear, como en un bufé libre. Sin olvidar que hay que dejar hueco para el postre.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *