Crítica de ‘El hombre perfecto’: Mr. Ripley actualizado

Las críticas de Óscar M.: El hombre perfecto
La segunda película del director Yann Gozlan (que estrenó en Sitges su ópera prima, Captifs en 2010) se llama El hombre perfecto y narra la historia de un joven aspirante a escritor con un trabajo tedioso y mecánico que le ayuda a pagar las facturas, mientras sus aspiraciones a novelista desaparecen día tras día.
La frustración del protagonista desaparece cuando, accidentalmente descubre un manuscrito, el cual decide plagiar y enviar a una editorial, cambiando su vida de manera drástica. Evidentemente, el protagonista ve como toda su vida construida sobre mentiras empieza a desmoronarse cuando surgen los problemas y el tren de vida al que se ha acostumbrado llega a su parada final.
Como en la novela “El talento de Mr. Ripley” (y otras que usan el plagio de una novela o la mentira como eje central), el protagonista entra en una espiral de violencia y mentiras para poder encubrir su propio fraude y continuar con la cabeza alta, pero la situación se complica cada vez más y la película ofrece una trama rocambolesca y controlada al milímetro en su mayoría.
Gozlan lleva a la pantalla su propio guión (que debe mucho a las adaptaciones de Patricia Highsmith) con soltura, decisión y una factura impecable, construyendo una atmósfera opresiva y un argumento que consigue mantener la atención y el interés de un espectador entregado por completo, con todo el peso de la trama sobre el actor Pierre Niney, quien refleja a la perfección la desesperación del protagonista por ganar tiempo y conseguir salir a flote, aunque la situación le supere y no encuentre otra salida que el crimen.
No hay fisuras respecto al trabajo de los intérpretes, Niney lidera un reparto excelente (donde sobresale Ana Girardot) que ofrece unas interpretaciones naturales y adecuadas para transmitir la historia al público.
Además, una puesta en escena correcta, una localización inmejorable, una fotografía sencilla y poco recargada, así como una banda sonora acorde con la trama de suspense, consiguen un producto que, aunque bordea el argumento de una película de sobremesa, tiene una calidad técnica y artística superior.
A pesar de las aparentes soluciones lógicas y satisfactorias que ofrece el guión, El hombre perfecto cae víctima de sus propias trampas planteadas (como la del ADN, detalle que dejaría al descubierto al criminal) y una resolución irregular (y demasiado irreal) que no termina de convencer al público más exigente, demuestran que, al igual que no hay un hombre perfecto, tampoco existe una película perfecta.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *