Crítica de ‘Agente ContraInteligente’: Sacha Baron Cohen en estado de gracia

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Agente ContraInteligente
Si esperas una película de humor bizarro repleta de chistes de mal gusto, Agente Contrainteligente es tu película; Si esperas ver una película con el humor irreverente de Sacha Baron Cohen en estado puro, Agente ContraInteligente es tu película; Si no esperas nada o tienes reticencias a la hora de ver una película que es de todo, menos cine familiar, no te arrepentirás de ver Agente ContraInteligente.

Con ciertas reticencias acudí a verla. No voy a negar que Ali G anda suelto fue casi película de cabecera para ciertos días de bajón, pero Borat, Brüno y El dictador me dejaron bastante frío, quizás por no verlas predispuesto a reírme a pierna suelta, pero Agente ContraInteligente no importa visionarla sin predisposición a reír, ni siquiera importa verla sin ganas, pues desde la primera escena nos adentra en una espiral de humor y acción, nos atrapa entre risas, y no nos deja escapar hasta la escena final. Baron Cohen ha conseguido escribir un guión redondo, y Sony Pictures ha dado el do de pecho a la hora de preparar una comedia aderezada con acción, pero no como mero complemento, sino ACCIÓN, con letras mayúsculas, y como hacía tiempo no veíamos en el cine.

En Agente ContraInteligente, el asesino número uno del MI6 (Mark Strong) tiene un hermano. Lamentablemente para él, es un hooligan del fútbol inglés (Sacha Baron Cohen) del pueblo de Grimsby.

Nobby tiene todo lo que un hombre de Grimsby podría desear: nueve hijos y una novia que lo quiere más que a nada (Rebel Wilson). Únicamente le falta una cosa en su vida: su hermano pequeño, Sebastian (Mark Strong), de quien lo separaron de niño. Después de 28 años de búsqueda, Nobby ha conseguido localizar por fin a su hermano en Londres, sin ser consciente de que se ha convertido en un agente del MI6. Tras una desastrosa reunión en la que Nobby le arruina sin querer la vida a Sebastian y los obliga a ambos a darse a la fuga, los hermanos descubren un complot para destruir el mundo. Para salvar a la humanidad, y a su hermano, Nobby tendrá que embarcarse en una misión internacional y realizar una transformación radical, de idiota adorable a sofisticado agente secreto.


Louis Leterrier es el encargado de dirigir con acierto el estridente guion de Baron Cohen, a quien acompañan en el reparto Mark Strong, Isla Fisher, Rebel Wilson y Penélope Cruz. Es habitual ver a Strong en papeles sobrios, y a pesar de ser una comedia, su papel como agente secreto del MI6 lo hace de forma totalmente convincente, consiguiendo que las escenas de acción nos dejen “ojipláticos”, e incluso puedo atreverme a decir que contiene secuencias innovadoras -que próximamente veremos similares en Hardcore Henry– con gran presupuesto y buena dirección, que nos hacen vivir la acción en primera persona, sentirnos protagonistas de las persecuciones y peleas que la película muestra, sin ningún tipo de censura, con violencia explícita, no apta para todos los estómagos, pero que gracias al toque de humor es digerida con facilidad.

En contraposición a Strong está Cohen en el rol de su hermano tonto, de quien provienen la mayor parte de las escenas de humor, los chascarrillos fáciles, los chistes de “Caca, culo, pedo, pis”, y me arriesgo a decir que posiblemente un par de las escenas más escatológicas pero divertidas vistas en el cine en décadas. Hasta el más puritano y alejado de este tipo de cine no podrá evitar disfrutar de una hora y media de risas, pues rozando lo extremo la película no llega a ser pesada ni desagradable para ningún paladar, ni aunque el semen de elefante no esté en nuestra dieta.

Rebel Wilson no se queda atrás, y nos ofrece algunas escenas de parodias de películas célebres como Instinto Básico que casi son igual de memorables. Sin arriesgar demasiado, Wilson repite casi un papel que parece hecho a medida para ella, y eso consigue que sea un personaje convincente dentro de lo estrambótico de las situaciones que vive. En el lado opuesto de la vulgar Dawn Grobham a la que da vida Wilson tenemos a Rhonda George, interpretada por Penélope Cruz, quien ha cogido gusto a la comedia tras su paso por Zoolander 2, aunque tiene menos notoriedad y poca trascendencia su papel, a pesar de tener relevancia en la trama.

Una película puede ser recordada por lo mala que es o por la fantástica sensación que deja en el espectador, y Agente ContraInteligente consigue que sea memorable dentro de lo “mala que intenta ser”, además de ayudar a ello las grandes secuencias de acción y los chistes bizarros. No podemos negar que algunas de las secuencias de la película se nos quedan grabadas en nuestras retinas, y que además sirven para hacernos aprender más de la fauna, tal y como Jim Carrey hizo con Ace Ventura, sin olvidarnos de ciertas escenas “sexuales” difíciles de olvidar.

Pero no todo es humor sin sentido, sino que Agente ContraInteligente también sirve de crítica social, pues no deja de ser una flagrante sátira de los hooligans así como del tipo de vida en los barrios bajos de Gran Bretaña. La crítica a la educación, el alcoholismo, la violencia y las estafas al estado tienen cabida entre chistes de mal gusto, y por si fueran pocos claros los mensajes a favor de la educación y la postura anticlasista, la villana de turno intenta poner en marcha un nefasto plan para librar al mundo de esas personas que ella considera un cáncer para la sociedad, pero todos merecemos el mismo respeto y trato, indistintamente de la clase social y la educación recibida, tal y como nos dejan como mensaje durante todo el metraje. En un momento en que el desempleo juvenil en el Reino Unido es el peor de los últimos 20 años, no es un mal mensaje para una generación privada de sus derechos. Agente ContraInteligente permite dar cabida a una interesante reflexión y merece una buena discusión sobre el tema.

Como de costumbre, Sacha Baron Cohen pone a prueba los limites en sus películas, y Agente ContraInteligente está repleto de humor extravagante que incluso, de alguna manera, nos hace identificarnos con ella. En conjunto no defrauda, y sin duda vuelve a ofrecer al mejor Cohen desde Ali G anda suelto.

Si quieres reír sin parar, Agente ContraInteligente es tu película; Si quieres una sobredosis de adrenalina, Agente ContraInteligente es tu película. Si no quieres perderte la comedia del año y la película de acción de la temporada, no puedes perderte Agente ContraInteligente.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *