Análisis de la 4ª temporada de ‘Buffy, cazavampiros’: Comodidad y decepción

Después de una tercera temporada apabullante y rica tanto en personajes nuevos (Oz, Faith, Wesley, el alcalde Wilkins) como en argumentos (la trama de la Ascensión del alcalde de Sunnydale es sencillamente un placer como arco argumental), Joss Whedon se centró por completo en la nueva serie derivada de Buffy, cazavampiros, llamada Ángel, con el personaje del mismo nombre como absoluto protagonista, acompañado de Cordelia y Wesley en Los Ángeles.

Este “abandono” (tanto de personajes como de equipo técnico) transformó la cuarta temporada de Buffy, cazavampiros en una tanda de episodios muy cómodos, un arco argumental demasiado confuso y difuso, y una consecuente decepción para la legión de seguidores que la serie ya tenía a esas alturas de la emisión.

Esto no quiere decir que esta temporada no tenga episodios brillantes (como veremos a continuación), simplemente que el conjunto no estuvo al nivel ni de la temporada anterior ni de lo que se esperaba de los personajes (con episodios lamentables como Cerveza mala, Pasión salvaje o las continuas entradas encubiertas en La iniciativa) que, recién llegados a la universidad (Sunnydale ha pasado de ser un pequeño pueblecito a tener universidad propia), convierten esta temporada es una especie de reinicio de la historia en una nueva ubicación.

Arco argumental:

Análisis de la 4ª temporada de 'Buffy, cazavampiros': La comodidad y la decepciónVolver a ser un “novato” es la idea principal de la temporada, cómo enfrentarse a nuevos retos que constantemente demuestran que no estás preparado para el siguiente nivel vital, pero a nivel argumental esto se convirtió en una sucesión de episodios sin un objetivo claro, rescatando ideas, personajes (Anya, Faith, Harmony, Spike) y temáticas de anteriores temporadas. Además, la historia central de la temporada es difusa, los villanos aparecen y desaparecen sin explicación coherente, se nota mucho la ausencia de Whedon, que cada vez que escribe y dirige un episodio, remueve las vidas de los personajes.

Esta tercera temporada no es más que una confirmación de algo que todos los seguidores ya sabían desde el inicio de la serie: Buffy es una cazavampiros diferente porque tiene amigos, algo que la hace mucho más fuerte y más poderosa que las anteriores. Su estilo de vida se opone, claramente, a cómo debería ser una Elegida, tanto en el caso de Kendra (sumisa, entrenada y con único objetivo en la vida: acabar con los demonios o morir en el intento) como en el de Faith (abusar de su posición de poder y no asumir sus responsabilidades).
Villano:
Análisis de la 4ª temporada de 'Buffy, cazavampiros': La comodidad y la decepciónA pesar de que el concepto de “La iniciativa” comienza desde el primer episodio y es en el séptimo donde se explica su origen y motivación al espectador, el villano de la temporada, Adam, no aparece físicamente hasta el número 13, provocando un cierto desconcierto y rechazo por parecer que ha sido ideado en el último momento (además de ser un “remake” de dos episodios anteriores: Yo, robot… tú, Jane y Ted).

Adam fue creado por La Iniciativa (una organización del gobierno), con Maggie Walsh (profesora de Psicología 101 en la universidad de día, doctora Frankenstein de noche) como principal responsable del proyecto, para intentar frenar los ataques demoníacos a base de fabricar su propio súpersoldado con partes de demonios capturados.
Decidido a acabar con Buffy (básicamente porque se interpone en sus planes para dominar el mundo), su enfrentamiento final sólo será la confirmación de por qué esta cazadora es especial.

El enemigo es tan débil (argumentalmente hablando, el homenaje al personaje de Frankenstein es demasiado evidente) que el último episodio se lo reservó Joss Whedon para contar la historia de la primera cazadora. A su favor, los efectos especiales de la (breve) batalla final son dignos de una producción cinematográfica.
Evolución del personaje principal:
Buffy cambia tanto como su pelo. El departamento de peluquería está decidido a darle un estilo diferente en cada episodio, mostrando diferentes facetas del personaje (creemos), aunque visualmente sea algo llamativo, visto con el paso del tiempo es algo absurdo e innecesario. Respecto a su personalidad, Buffy intenta adaptarse a un mundo totalmente desconocido, su llegada a la universidad y el enfrentamiento a una organización gubernamental supone un reto que la hace madurar, así como intentar olvidar a Ángel, el amor de su vida, teniendo relaciones con otros chicos.
Episodios destacados:
La crítica siempre habría recriminado a Whedon que lo bueno de la serie eran sus diálogos, así que escribió esta pequeña maravilla de la televisión donde ningún personaje puede hablar y consiguió una nominación a Mejor guión de una serie. Sencillamente magistral, Whedon (que escribe y dirige) consigue resumir en un episodio de apenas 42 minutos la esencia de toda la serie (pasada, presente y futura) con un argumento brillante y unos villanos terroríficos, además, amplia la continuidad de la serie y hace que varios de los personajes y sus relaciones evolucionen. Una joya.

El episodio en dos partes de esta temporada nos devuelve a Faith, la cazavampiros psicópata que adoramos la temporada pasada. La tercera cazadora de la serie se recupera del coma y nos regala una de las mejores peleas al final del primer episodio. Tras el oportuno cambio de cuerpo (orquestado postmortem por El Alcalde), la segunda parte (también escrita y dirigida por Whedon) juega más a desconcertar a los personajes, dejando unas escenas fantásticas para el lucimiento de las actrices y abriendo una grieta en el corazón del personaje de Faith.
[El primer episodio de este dúo también es importante por volver a dejar una nueva pista sobre la aparición del personaje de Dawn, durante el sueño compartido de Buffy y Faith, cuando esta última dice “viente tu hermanita”. La primera pista se pudo ver en El día de la graduación (2) (de la tercera temporada), donde (otra vez en un sueño) Faith dice “Little Ms. Muffet* cuenta hacia atrás desde 7-3-0”, el número de días que faltan para que aparezca el personaje.]

*Dada la complejidad de la referencia, el doblaje y la traducción al castellano fue “La pequeña Buffy cuenta hacia atrás desde las 7:30”.
Whedon vuelve de Ángel para escribir, dirigir y contar quién y cómo fue la primera cazavampiros (cuyo espíritu fue despertado por un hechizo de Willow para acabar con Adam). A pesar de ser un episodio menor y un anticlimax para el final de la temporada (cuya historia había terminado en el episodio anterior), es interesante, está lleno de referencias y detalles al universo onírico, pero insatisfactorio como cierre del ciclo.
[De nuevo hay otra pista sobre la siguiente temporada, en el sueño de Buffy, volvemos a ver los números 730 en el reloj, pero dicen que la hora está mal y Tara le dice a Buffy “vuelve antes de Dawn†”. El personaje aparece en el siguiente episodio, el primero de la quinta temporada.]

†Dawn también es un nombre común, que significa “amanecer” en castellano, en el doblaje y la traducción también perdimos esta referencia.

Análisis de la 4ª temporada de 'Buffy, cazavampiros': La comodidad y la decepción

Conexión con la serie Ángel:
El final del episodio 3 (La hiriente luz del día) conecta directamente con el episodio xx de Ángel, cuando Oz va a Los Ángeles a entregar a Ángel la Gema de Amara, con la que un vampiro puede ser completamente indestructible.
Tras los acontecimientos de un episodio de Ángel, el vampiro con alma aparece en Sunnydale en Remordimientos, para ayudar a Buffy, pero ambos no se ven, lo que provoca que la cazadora vaya a Los Ángeles a hablar con él.
Después de la fallida suplantación de personalidad, Faith abandona Sunnydale dirección Los Ángeles, el final de esta historia sólo se podrá ver en la serie hermana, cuando Buffy acude hasta el hotel de Ángel para enfrentarse a su enemiga y llevarla ante la justicia de forma definitiva.
Ángel volverá al pequeño pueblo en El factor Yoko, para ayudar a su ex y donde Buffy le dejará claro que ha pasado página y que ahora está con Riley.
Papel importante de los secundarios:
* Willow, su transición final en bruja a tiempo completo es paralela a su cambio de orientación sexual, tras el abandono de Oz (después de que éste sea incapaz de controlar al lobo que lleva en su interior, provocado por Veruca en Corazón salvaje). Su relación con la también bruja Tara, nos descubre a un personaje más complejo y profundo que decide seguir con su vida, descubriendo un nuevo amor, una vez se sobrepone al dolor y la pérdida. Whedon, enamorado del personaje y de la actriz, escribe unas escenas maravillosas y llenas de delicadeza y dobles sentidos sobre el descubrimiento de la homosexualidad del personaje.
* Giles, expulsado de la Orden de Vigilantes y sin una biblioteca que cuidar, se dedica a “sus labores” y conocemos algo más de su vida privada (tiene una amante que lo visita cada cierto tiempo), se encontró la forma de mantenerlo en la serie cambiando el lugar de reunión del grupo a su domicilio. Tiene pequeños episodios destacados, como Algo triste o Un hombre nuevo.
* Xander, que no ha conseguido entrar en la universidad, pulula por los alrededores del campus. Pero donde veremos su mayor evolución será en su relación con Anya (el demonio de los deseos que nos regaló uno de los mejores episodios de la temporada anterior). El paso de una relación sexual a afectiva marcará al personaje, que en esta temporada es el recurso fácil y reiterativo para cualquier ofensiva militar.

* Spike (interpretado por James Masters) es, junto con Willow, el personaje que más evoluciona en esta temporada. Su regreso a Sunnydale como villano (y acompañado de Harmony) no durará mucho. Tras ser capturado por La Iniciativa, le implantan un chip en el cerebro que le impide morder, matar o atacar a humanos. Acorralado, perdido y sin forma de alimentarse, no verá otra opción que colaborar (cuando le interesa) con el bando de los héroes. Uno de sus momentos más brillantes es en Algo triste, donde se enamora de Buffy por un hechizo de Willow.

* Riley Finn (Marc Blucas), el nuevo novio anabolizado de Buffy gustó a pocos seguidores de la serie, la sombra de Ángel seguía planeando sobre la protagonista y encontrar a un joven, guapo, rubio y musculado sustituto (al segundo intento) no fue complaciente ni para Buffy, que lo sustituyó más adelante. Su personaje pasa de pardillo a dirigente del comando de La Iniciativa y, por último, a mero acompañamiento, tras perder su ventaja física, una vez abandona la medicación suministrada por el gobierno.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *