Crítica de Joy: Pifia de David O. Russell para lucimiento de Jennifer Lawrence

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Joy


Hay un dicho que reza: cría fama y échate a dormir. Es algo que con frecuencia se puede aplicar a los directores de Hollywood. Los Scorseses, los Allen o los Spielberg de turno a veces sacan películas como un mago monedas de detrás de una oreja y de cada cuatro se puede salvar una. David O. Russell es un buen ejemplo de ello; esta semana estrena la esperadísima Joy, pero mucho me temo que tanta expectación no ha hecho más que acentuar la decepción de una cinta que, al destaparse, no es más que humo bien vendido.

El director David O. Russell tiene entre su filmografía tres títulos notables: Tres reyes, The Fighter y El lado bueno de las cosas, estas dos últimas fueron consecutivas y llevaron a todos a pensar que estábamos ante uno de esos nombres que se convertirían en miembros del panteón de grande directores. Entonces llegó La gran estafa americana y demostró que una buena premisa y un excelente elenco de actores poco pueden hacer con un guión que se enrosca y enrosca intentando sorprender al espectador y que lo único que consigue es aburrirlo.
Con Joy, Russell reunía a sus actuales actores fetiches Jennifer Lawrence, Robert De Niro y Bradley Cooper, y contaba para el guión con la actriz Annie Mumolo que había demostrado éxito en la comedia con el guión de La boda de mi mejor amiga. Poco podía fallar, pero claro, para tener un buen guión has de tener primero una buena historia, y Joy no resulta nada interesante.
La película es un biopic sobre Joy Mangano, una estrella del teletienda norteamericana que a principio de los noventa pasó de ama de casa a empresaria gracias a la invención de una fregona que se escurría sola. El único problema es que, más allá de ser un ejemplo del sueño americano, la tal Joy Mangano no tenía una vida fuera de lo normal, y Hollywood no es amante de lo ordinario, así que Russell y Mumolo se han sacado de la manga una vida inventada repleta de personajes peculiares que, si bien especian un poco la insulsa historia con notas de humor, no pueden cargar con el peso de tan flojo argumento.

De nuevo, y eso hay que concedérselo al director, Russell ha reunido a un grupo de actores excepcionales en los que se debe destacar el trío femenino de secundarias formado por Diane Ladd, Virginia Madsen e Isabella Rosellini. El señor De Niro repite el personaje que lleva interpretando desde que decidió pasarse a la comedia. Que sí, que nos encanta, pero que a veces nos hace desear que Scorsese volviese a ponerle una pistola en la mano. En cuanto a Bradley Cooper, se marca un Meryl Streep en Sufragistas en toda regla: cinco minutos en pantalla y foto en el cartel de la película. Si alguien espera ver esos ojos azules mucho tiempo, es mejor que se compre una foto.

Y luego esta Jennifer Lawrence… y hace que la visita al cine nos parezca menos mala porque, una vez más, demuestra que es de lo mejorcito que hay en actrices de su generación. No tiene entre manos un papel lucido, pero como ya hiciese en La gran estafa americana, roba cada escena con un poder actoral que pasa de la comedia a la desesperación y viceversa con una gradualidad tan natural que hace de la protagonista un personaje auténtico y veraz.

No me gustaría dejar atrás el trabajo del reparto sin destacar al venezolano Édgar Ramírez en el papel del exmarido de Joy. Entró en el cine norteamericano como una cara para el thriller y la acción, pero aquí sorprende con un brillo para la comedia que le hace no solo divertido, sino el papel más entrañable de todos.

Además del gran elenco, hay que darle por bueno a Russell su buen gusto musical. La banda sonora tiene un papel esencial en todos sus títulos y Joy no es una excepción. Esa familia compuesta por cuatro generaciones distintas, se ve representada en una colección musical que mezcla temas clásicos de Ella Fitzgerald o Nat King Cole con rock de The Rolling Stones o Alabama Shake, además de un dúo compuesto por Jennifer Lawrence y Édgar Ramírez interpretando “Something stupid”.

Tal vez si su tráiler no hubiese intentado vendernos algo que no es y nos hubiese avisado de que estamos ante una historia sobre un ama de casa que desea ser algo más, la decepción no hubiese sido tan enorme. Quizá si David O. Rusell se hubiese decidido por una inmersión más profunda sobre la relación de su protagonista con ese mundo tan extraño que debe ser la teletienda incluso hubiese ofrecido algo interesante al espectador, pero Joy es una historia carente de atractivo y contada con desgana en la que los simpáticos secundarios pasan sin pena ni gloria por escenas pobres en las que lo único que brilla es la luz de Jennifer Lawrence.

También te puede interesar

17 comentarios sobre “Crítica de Joy: Pifia de David O. Russell para lucimiento de Jennifer Lawrence

  • el 7 enero, 2016 a las 10:02 pm
    Permalink

    Aún así,prefiero pagar por ver la última equivocación de Spielberg (El puente de los espias??) Scorsese (El lobo de Wall Street?!?) o Allen(Irrational Man??)a pagar por ver la enésima chorrada de Superheroes o la infame Star Wars,que tanto gusta a la crítica. O'Russell me la repanpinfla y Lawrence me cae regular,pero lo de Spielberg, Scorsese y Allen…No te lo perdono!!!

    Respuesta
  • el 7 enero, 2016 a las 10:43 pm
    Permalink

    Sin lugar a dudas parece que David O. Russell ha pasado de ser una gran promesa a un patinazo. La decepción que tuve viendo La gran estafa americana no la recuerdo con ninguna película de los últimos años. Y ahora parece que tenemos más de lo mismo. Y respecto a lo que dices del trailer creo que es clave, no te pueden vender un biopic de una inventora de teletienda como si fuera una peli de mafia, pero claro, si te dicen "vas a ver a la homólga del Chef Tony inventar algo" a lo mejor no venden entradas.

    Respuesta
  • el 7 enero, 2016 a las 11:04 pm
    Permalink

    ¿Allen director de Hollywood? ¿Desde cuándo?

    Respuesta
  • el 7 enero, 2016 a las 11:14 pm
    Permalink

    Infame Star Wars? No te lo perdono!!!

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 6:54 am
    Permalink

    Pues este fin de semana iré a verla, que me gusta contrastar opiniones, y así puedo debatir. Tenía muchas esperanzas en esta película, pero por ahora he leído críticas muy dispares unas de otras.

    Y Allen, queramos o no, aunque ruede mucho fuera y no sea el típico director de Hollywood, por trayectoria sí que me encaja en este perfil, aunque no sea un director de blockbusters… pero para mí saca más de 1 buena de cada 4, como Spielberg… Scorsese es otro cantar.

    Lo de infame… ay ay ay… el lado oscuro!!! 😉 pero tiene que haber gustos para todo, y a las pruebas me remito, que el día de reyes, Palmeras en la nieve superó a Star Wars en recaudación.

    Respuesta
    • el 8 enero, 2016 a las 7:20 am
      Permalink

      Lo de Mario Casas no lo entiendo ,pero aún menos entiendo que una basura de guión como la de Star Wars,pase por buena.Tercera estrella de la muerte(que se destruye de la misma manera que las otras),un malo que intenta seguir los pasos de otro malo anterior que al final se redimió ,un tipo que coge un sable láser por primera vez y casi se carga al malo,cuando en otras ocasiones necesitaba tres películas para saber manejarlo.Unos Luke, Leía y Solo que sin saber como ni cuándo, vuelven a pertenecer a los rebeldes,sin dar una explicación de porqué desaparecieron .Un sable láser escondido en una …Taberna!!!.Vergüenza ajena ,pero es lo que se lleva mucho 3D y poco cerebro. Estas harán buenos los 3 primeros episodios, por lo menos aquellos eran originales y no una copia nefasta.Y no hablemos del actor que interpreta a Kylo,si parece de la pandilla de Sheldon Cooper.

      Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 8:29 am
    Permalink

    Como no he visto Joy, lo que pueda decir de ella son sólo sospechas y prejuicios. Pero lo cierto es que mis sospechas van todas en la línea de lo que dice esta crítica. Me gusta cuando un director se rodea de un elenco habitual, como es el caso de Nolan con Michael Caine, Christian Baile, etcétera; otra cosa distinta es decir "voy a hacer algo con Lawrence y Cooper (y De Niro), a ver qué hago". Pese a su talento, yo me estoy cansando de ver a Jennifer Lawrence (y aún más a Bradley Cooper) por todas partes como si debiera rendirme a sus pies cada vez que interpreta bien a un personaje, que básicamente es su trabajo. Esto empieza a ser como los aterrizajes de Ryan Air, donde la gente aplaude como loca cuando ponen musiquita feliz y el avión no se ha estrellado. Otra cosa es que el vuelo termine con un Looping o con un aterrizaje de emergencia sublime, entonces le veo la lógica aplaudir al piloto. Lo de la gran estafa americana, pues lo dice el título, es una gran estafa americana.

    Por otra parte, es muy interesante como para defender una cosa se ataca otra. ¿Cuándo ha mencionado Cris a Star Wars para que sea lógico comparar una cosa con la otra? Podemos discutir lo que sea del episodio VII de Star Wars, pero si queremos continuar con la lógica de los argumentos de esta crítica, J. J. Abrams mantiene una coherencia de resucitar sagas antiguas y traducirlas al momento presente, transportando la esencia de la cultura popular audiovisual de un tiempo a otro; mientras que O. Russell protagoniza una sonada caída de nivel, una huida hacia adelante con el apoyo de la Academia y el talento de Lawrence (y el rostro de Cooper) como argumentos más fuertes.

    Y termino. Cuando vi El lado bueno de las cosas me gustó. Me pareció muy divertida, bastante ácido, pero no me pareció una verdadera revolución en la comedia romántica. Ha hecho fortuna, al igual que La gran estafa americana, sobreestimándola a base de nominaciones. El número de nominaciones de El lado bueno de las cosas me parece escandaloso, y sintomático de que en Hollywood van bien jodidos con el tema de la originalidad. A la lista de títulos notables de O. Russell que Cristina evoca en su crítica (Tres Reyes, The Figher y El lado bueno de las cosas) el último entra ya por los pelos. Tenía pocas ganas de ver Joy, y ahora tengo aún menos.

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 9:30 am
    Permalink

    Es que Star Wars siempre ha destacado por sus elaborados guiones… claaaro claaaro. Algunos parece que no sabían lo que iban a ver, o no saben lo que siempre ha sido Star Wars. Por suerte está recibiendo muy buenas valoraciones, en esta misma web he leído algunas críticas vuestras, y podrán seguir trabajando en la misma línea para los siguientes episodios. Obviamente tiene fallos, y no admitirlos sería de tontos, como las carencias en el guión y la copia descarada del esquema del Ep. IV. Pero como dije, incluso los Ep. IV y V tienen carencias, resultando todas ellas muy disfrutables. Con el mismo baremo que el que usan algunos en la actualidad, en su día los Ep. IV y V se hubiesen llevado una de palos que me temo que ahí se hubiese terminado la saga.

    Siento el offtopic. Sobre Joy simplemente diré que algún día la veré. Hay gente que la ponen muy bien y otra, la mayoría, que la tachan de mediocre. Así que la veré sin muchas expectativas. American Hustle también fue un chasco para mí.

    Por cierto, me gustaría leer alguna opinión del compañero Obispo sobre Star wars. Hace tiempo que no le leo por aquí y como gran fan de la saga tengo interés por ver su opinión. David, a ti te gustó? Disfrutaste como yo en la sala de cine volviendo a sentir lo que sentí en su día cuando era un chaval con la trilogía original? Contestame si quieres en alguna de las críticas de Star Wars, ya que no tiene nada que ver con esta crítica de Joy. Sorry Cris.

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 9:55 am
    Permalink

    A ver, señores (y lady) que estoy hablando de tres de mis directores favoritos. Spielberg tiene más peliculones que chascos, pero tiene La guerra de los mundos (puaj) y el reino de la calavera de cristal (puaj puaj)
    En cuanto al bueno de Martin,¿Alguien soporta El aviador? Y qué me decís de la peli esa de Nicolas Cage conductor de ambulancia.
    Con Allen ya es de echarse a llorar. Que el señor que firmó Annie Hall tenga truños como Scoop, Conocerás al hombre de tus sueños y una larga lista de cagadas, es de echarse a llorar.

    Por lo demás, GRACIAS POR LA POLÉMICA

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 12:53 pm
    Permalink

    Ufffff, no he visto Joy, la veré esta noche, presiento que estaré de acuerdo con tu crítica Cris y si es así, así lo diré, y si no, también. Con lo que no estoy de acuerdo (ni estaré nunca) es con el primer párrafo de la crítica. Ni Spielberg, ni Scorsese ni Woody Allen tienen ni una sola película mala. Sólo comparándolas con el resto de sus filmografías, algunas pueden parecer más "flojas" (bendita flojera). Pero ya quisieran algunos directorzuelos del tres al cuarto, sobrevalorados por una sola película, haber hecho algo parecido a La Guerra de los Mundos, El Aviador o Scoop.

    Y estoy muy de acuerdo con el que preguntaba que desde cuando Woody Allen es un director de Hollywood. Woody Allen es un director estadounidense, pero NUNCA ha sido un director hollywoodiense, ni una sola de sus películas está producida en Hollywood.

    Todo esto del primer párrafo. El resto de la crítica me parece impecable y repito, creo que estaré de acuerdo. Esta noche la solución.

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 12:59 pm
    Permalink

    En realidad cuando hablo de Hollywood nunca lo hago como negocio sino como ente. Mi concepto de Hollywood es muy clásico, pero en mis escritos con frecuencia me refiero a él como sinónimo de cine norteamericano, creo que de ahí viene la confusión.Mea culpa!

    Pero lo de los ñordos no lo retiraré jamás, ¡Jamás!

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 12:59 pm
    Permalink

    En realidad cuando hablo de Hollywood nunca lo hago como negocio sino como ente. Mi concepto de Hollywood es muy clásico, pero en mis escritos con frecuencia me refiero a él como sinónimo de cine norteamericano, creo que de ahí viene la confusión.Mea culpa!

    Pero lo de los ñordos no lo retiraré jamás, ¡Jamás!

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 1:11 pm
    Permalink

    Es que eso ya va en gustos, yo he podido aburrirme con alguna película de Scorsese y no conecté con Amistad de Spielberg ni con El Sueño de Casandra de Woody Allen, pero las filmografías de estos tres tíos no las iguala ningún director vivo (con reparos incluiría a Clint Eastwood y nadie más), por eso ponerlos como ejemplos de "se salva una de cada cuatro" me ha parecido una pasada. Hay ejemplos de directores que han hecho una película buena y el resto de su filmografía es morrallera, pero estos tres, (coincido con David que Scorsese un pelín por debajo de Spielberg y Allen) son unos maestros incuestionables.

    Woody Allen tiene 40 películas y NO tiene una larga lista de cagadas. Tiene un buen puñado de obras maestras, otras muy buenas y las demás buenas a secas. Otra cosa es que alguna no guste, pero mala, en mi opinión ninguna.

    Viva la polémica.

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 2:16 pm
    Permalink

    Todos los directores, guionistas y actores tienen películas malas, y decir lo contrario es caer en el idolatrismo (cosa que sucede mucho con según que directores). ¿Alguien se acuerda ya de El Mundo Perdido? ¿Cual fue la última obra maestra de Scorses? ¿Alguien se cree que al ritmo que regurgita películas Woody Allen todas sean buenas? Por cierto, hablando de este, el caso de Magic in the Moonlight es muy similar al de Joy, tirar de un reparto atractivo para terminar haciendo una película insustancial como ella sola. De Star Wars ni hablo, George Lucas hizo un gazpacho de plagios no reconocidos muy majo en la original, así que los fans que se dan cabezazos por lo de Kasdan y Abrams…

    Volviendo a David O. Russell, The Fighter es un peliculón, y Silver Lining es una de las mejores comedias románticas de los últimos lustros, pero claro, parece que la gente lo que esperaba es que reinventase el género o algo así. Desde luego con las dos últimas yo mucha fe el director ya no tengo.

    Respuesta
  • el 8 enero, 2016 a las 3:08 pm
    Permalink

    Carlos Cuesta , defender que su mejor baza es que se trata de una revisión (copia con más pasta) de episodios antiguos y quejarse de que en Hollywood falta originalidad ,es un poco incoherente no??.Mientras haya reboot,remakes y secuelas, para qué van a arriesgar??.
    Mientras haya un Jar Jar Abrams que nos suministre el pan y el circo.Luego con decir que se equivocó como con Star Trek.

    Respuesta
  • el 12 enero, 2016 a las 12:54 pm
    Permalink

    Siento discrepar, pero fui al estreno de JOY sin ninguna expectativa, solo por mi admiración hacia el talento de Jennifer Lawrence y a diferencia de lo que me pasó con su predecesora (American Hustle). Este film si consiguió entretenerme, no mirar el reloj y volverme a enamorar del talento y carisma de su protagonista.
    JOY hace reír, entretiene y profundiza en personajes a los que hay que querer conocer. No he visto el trailer, hace tiempo tomé la decisión de no ver ninguno para no caer en esas trampas. Pero estoy orgullosa de poder decir que disfruté mucho con JOY
    CONCURSO LOS ODIOSOS OCHO

    Respuesta
  • el 24 enero, 2016 a las 1:35 pm
    Permalink

    La vi ayer y coincido al 100% con la crítica.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *