Entrevista a Trevor Habberstad, coordinador de dobles de acción de ‘Ant-Man’

Con motivo del lanzamiento en DVDBlu-rayBlu-ray 3D Combo y Edición Caja Metálica de Marvel Ant-Man, y gracias a Disney, hemos podido entrevistar a Trevor Habberstad, coordinador de dobles de la película. Trevor ha trabajado junto a su padre, Jeff Habberstad, no sólo en este proyecto, sino en otras adaptaciones de Marvel como X-Men: Días del futuro pasado, Iron Man 3, Spider-Man y hasta la serie Agentes de SHIELD.

En Ant-Man, dotado con la fascinante habilidad para encoger de tamaño pero aumentar la fuerza, Scott Lang, un avezado ladrón sacará a la luz el héroe que lleva dentro para ayudar a su mentor, el Dr. Hank Pym, a proteger el secreto que esconde su espectacular traje de hombre-hormiga de una nueva generación de peligrosas amenazas. A pesar de los obstáculos que parecían invencibles, Pym y Lang deben planear y llevar a cabo un atraco que salvará al mundo.

De cara a los lectores, y como es habitual en nuestras entrevistas, explíquenos cuál es su función principal como coordinador de dobles.
Como coordinador de dobles empiezo juntando un equipo que creo que es el mejor posible para lograr las metas de las secuencias de acción del director. Por ejemplo para Ant-Man me contrataron y tras leer el guion vie qué es lo que hacía falta por mi parte y del equipo y fui a contratar a la gente adecuada encargada de montarlo todo. Básicamente delego (Se ríe). Pero he de saber también todo acerca de la acción dentro de la película. Tengo experiencia en ambos terrenos por lo que puedo delegar esas tareas y colaborar en ellas. Pero la función principal es la de estar entre el director y el equipo de dobles de acción para diseñar toda la acción para la película.
¿Los directores suelen implicarse en su trabajo a la hora de coordinar las escenas de acción o le dejan plena libertad?
Es una combinación. Empezamos con él las reuniones creativas al principio para saber qué es lo que quiere ver, y en ese aspecto nuestro director es realmente bueno, y nos dice “Estoy buscado algo que sea algo como así, o cómo esto otro… ¿Por qué no te reúnes con tu equipo y averiguas qué es lo que se os ocurre? Traedme algo que sea espectacular.” Ahí es cuando me voy, diseñamos… si hay una pelea, planificamos una pelea y preparamos el entorno. Y se ya tenemos un escenario montado para ello, vamos a ese escenario y rodamos lo que llamamos pre-vis, o pre-visualización. Usamos cables y dobles, ensayamos la pelea y la grabamos, la editamos para que nos guste y se la mostramos al director a lo que responde “Eso me gusta mucho” o “Eso no me gusta.”, “Esto no encaja bien con los personajes” o “No es el movimiento adecuado”. “¿Podéis hacer algo que sea un poco más como esto?” y nos transmite sus ideas. Puedo asegurar que hay colaboración por ambas partes.
Ya tiene experiencia como coordinador de dobles de riesgo en grandes proyectos desde hace años. ¿Cuál es la película sobre la que guarda mejor recuerdo, y cuál ha sido la más difícil de sacar adelante?
Mi favorita es Ant-Man, es con la que más disfruté y la experiencia de rodaje más divertida de mi carrera a fecha de hoy y mi padre coincide conmigo. Le encantó trabajar en esta película así como algunos de nuestros dobles de siempre, como el doble de Paul Rudd (Colin Follenweider) que ha sido doble principal en grandes películas durante años y dijo que fue una de sus experiencias favoritas. Ha sido un gran equipo desde pre-producción hasta el final, todos los distintos departamentos, todos eran geniales. Marvel realmente sabe cómo crear un gran equipo, y Ant-Man era mi favorito. Mi menos favorito… no sé, realmente no sabría… quiero decir que todos ellos han sido retos, cada uno de ellos con sus propias dificultades. Puede ser desde estar delante de una pantalla verde durante mucho tiempo porque gran parte van a ser efectos visuales y eso puede ser algo difícil. Cada vez que hacemos captura de movimiento acabamos en un estudio de sonido gris donde pasamos horas, pero seguimos diseñando la acción y seguimos haciendo cosas divertidas y nos pagan por actuar y pretender hacer, por lo que no puedo quejarme de ninguno de mis trabajos a decir verdad.
¿Supone una  gran diferencia trabajar en producciones de superhéroes como Ant-Man sobre otras como El francotirador?
Es una gran diferencia, sí, porque en ‘El francotirador’ es un gran ejemplo porque está basada en una historia real por lo que lo que se está rodando es lo que hay. Intentamos representar lo mejor posible la historia y ser lo más fieles posible. Por ejemplo Chris Kyle, asegurarnos que le ponemos en el lugar que le corresponde, lo que quiere el director, lo que quiere el estudio y lo que su familia hubiera querido. Ant-Man, o películas de superhéroes, son completamente diferentes porque sabemos que nada es real y que podemos meter cualquier idea por muy loca que sea, podemos ser realmente creativos. En una película seria como ‘El francotirador’ eso es distinto.
¿Hay mucha presión trabajando en macro-producciones de Marvel, sabiendo la importancia que en ellas tienen las escenas de acción?
No veo esa presión. Lo veo como un reto. Y siempre es una diversión. Marvel es conocida por hacer grandes películas de superhéroes y cuando nos llaman para hacer una, yo lo veo como algo genial. Podemos ver qué es lo que podemos hacer mejor que lo que hicimos la última vez u otro equipo de dobles en una película Marvel o cualquier otra película de superhéroes. Nunca es algo negativo, siempre es algo genial. Me encanta mi trabajo.
Iron Man 3 mostraba  una de las secuencias de acción más complejas hasta la fecha, con 630 saltos durante 10 días, sin un solo incidente. En Ant-Man, ¿Cuál ha sido la escena que más ha costado sacar adelante?
¿La escena más difícil? No sabría decir. No tuvimos nada que fuera complejo. Lo que hicimos, como obviamente mi padre y yo somos amantes del paracaidismo, que de ahí que surgiera prácticamente una escena. Para Ant-Man teníamos una escena en el helicóptero, casi al final de la película, en la lucha final entre Ant-Man y Yellowjacket que acaban dentro de un maletín que cae del helicóptero, estuvimos pensando en cómo hacer una pelea en un entorno de gravedad cero y pensé en llevar paracaidistas muy buenos a un túnel de viento vertical en una de esas instalaciones de paracaidismo. Fuimos a la que hay en Dallas y la alquilamos y escenificamos una pelea en el túnel de viento. Pusimos a los chicos trajes de salto especiales. Teníamos para cada personaje tres saltadores ya que estos se cansaban al deber estar tres días seguidos durante doce horas al día en el túnel de viento volando y luchando todo el tiempo. El reto era hacer que parecieran que estuvieran volando o cayendo, como si estuvieran flotando en gravedad cero. Nos los pasamos muy bien y fue un reto interesante y divertido.
¿Es habitual trabajar con actores que no quieran emplear dobles en las escenas de acción?
Nos encanta cuando un actor quiere formar parte de la acción. Cuando un actor quiere hacer las escenas de riesgo creemos que es algo genial porque le da más realismo a la película y porque se ven sus caras y que son realmente ellos los que están peleando o haciendo una secuencia de acción en concreto. Por supuesto solemos usar dobles porque hay partes que son demasiado peligrosas y hay riesgo de salir herido. A veces acabamos con golpes y magulladuras que para un doble requieren uno o dos días de reposo y se les da un par de días libre, mientras que un actor debe estar en el set de rodaje todos los días. Pero sí agradecemos cuando los actores forman parte de la acción.
La animación por ordenados se usa cada vez más para escenas de acción hoy en día. ¿Qué piensa de las técnicas de hoy comparadas con las que había cuando empezó en el mundo de los dobles de acción?
Cuando empecé a los cinco años de edad sentía que los efectos visuales habían hecho un largo camino y que muchas veces nos ayudan. Nosotros, como artistas, solemos querer hacerlo lo más real posible por lo que si es posible prescindir de la animación por ordenador, lo preferimos. A veces nos ayuda a hacer las cosas más seguras. Ponen llamas cuando realmente no las necesitamos para hacer nuestra labor. Hay ventajas y desventajas en ambos sentidos e intentamos hacerlo sin y la calidad es increíble. Ya era increíble hace años respecto a ahora. Cuando ves una película como Ant-Man, cada que tenía el tamaño diminuto hicimos captura de movimiento. Capturamos todos los movimientos del doble y de Paul quienes llevaban trajes de captura de movimiento, esos pijamas con un montón de puntitos brillantes. Corren por ahí, haciendo distintos movimientos y secuencias de acción y luego los efectos visuales toman esos movimientos y los introducen en la película que vemos al final. Ahí es donde nos ayudan en gran medida.
Tras tantos proyectos de superhéroes, sobre todo películas de personajes Marvel, ¿puede adelantarnos cuál será su próximo proyecto? ¿Y quizás también el de su padre?
Mi padre ahora mismo está dirigiendo la segunda unidad para la nueva producción de Marvel ‘Doctor Extraño’. Está en Londres y se está divirtiendo mucho con ella, con este nuevo personaje del universo Marvel, y está allí diseñando y ayudando mucho en la acción. Respecto a mí, he estado acumulando bastantes cosas pequeñas con potencial, pero ahora mismo estoy disfrutando de las fiestas (Acción de Gracias) y tomando un breve descanso.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *