Crítica de ‘Dope’: Freaks and Geeks

Las críticas de Fernando Quintero: Dope
Dope es una de esas películas que oyes (o más bien lees) mucho sobre ella. Por eso no me he dejado influir con tráilers y demás imágenes que pueden llegar a influenciar mi visionado y, una vez vista, es algo de lo que me alegro, porque al ver los tráilers de la cinta, me verifica que en ellos se ve un tono más cómico y menos dramático que lo que se aprecia a lo largo de la película.
De momento, es bueno saber que esta película esta tocada por una de las manos que todo lo convierte en oro, al menos musicalmente. Y es que Pharrell Williams está detrás de Dope con su productora I am OTHER Entertainment, junto a Significant Productions y Revolt Films, las cuales han conseguido financiar una película estupenda desde el principio hasta el final de la misma. Normal que no haya pasado desapercibida en Sundance. y se haya llevado el Premio Especial del Jurado al Mejor Montaje.
Sinceramente, a pesar de lo que había leído sobre ella, me senté sin tener la menor idea de lo que era Dope, algo que hay que hacer a menudo para disfrutar de una buena película, y tras esa hora y media del largometraje, sentí como el cine actual tiene un halo de esperanza gracias a las historias que pueden ofrecer los guionistas actuales que se niegan a adaptar películas antiguas a modo de remakes, reinicios o spin off.
Los largometrajes que explican sus títulos al comienzo de la película -por tratarse de palabras que a lo mejor se desconoce su significado-, siempre son razón de peso para enganchar, véase el ejemplo de Pulp Fiction, y Dope es una de estas películas que tiene dicha característica y la verdad es que, una vez comenzada la misma, no te ambienta cronológicamente en ninguna época, aunque parece que el espectador se encuentra de lleno a final de los ochenta y durante la primera mitad de los noventa gracias al vestuario, así como el atrezo que posee el personaje principal.
Dos temas importantes trata esta película: La raza y la cultura del Hip Hop en E.E.U.U., por lo que aquellos que piensen que es una película que monopolizada por la música, han de saber que eclipsa algunas veces la trama principal gracias a su estupenda banda sonora que se acopla a la perfección a cada una de las escenas. Da igual que sea una persecución, un descubrimiento, la mirada entre dos de los protagonistas… Lo cierto es que esta B.S.O. recala con todo su potencial y recuerda a las películas de Baz Luhrmann, las cuales a veces destacan más por su sonoridad que por lo visto en la pantalla. Y a pesar de ser una banda ficticia, la verdad es que Awreeoh es protagonista en esta banda sonora, algo normal sabiendo que el miembro de N.E.R.D. es quien ha producido las letras de las canciones que canta este grupo.
Quizá por esto mismo Pharrell se metió en este proyecto tan arriesgado que muestra tintes de película independiente, pero que gracias al elenco protagonista llega a convertirse en una película comercial en todos los aspectos. Y del elenco hay muchos nombres que recalcar en Dope, empezando por el trío protagonista. Shameik Moore se luce con un papel que no todos podrían conseguir. El actor transforma a un Geek de los bajos fondos de Los Ángeles en un gangster de poca monta, hasta llegar a su conversión final. Tres personalidades en una sola película y que se mantiene en el centro argumental en todo momento, incluso a pesar de no encontrarse en pantalla. Ello también es complementado gracias a sus dos compañeros protagonistas que en ningún momento son capaces de hacerle sombra a Moore, aunque es un placer volver a ver a Tony Revolory tras su papel en El gran Hotel Budapest. Y para aquellos que conozcan la cultura actual del Hip Hop, verán un debut bastante competente de A$AP Rocky, quien ha demostrado no tener sólo buenas dotes para la música.
La buena noticia es que Dope es una película digna de ver, disfrutar y poner todos los sentidos ante ella. La pega es por su temática, que junto a la ausencia de cultura de Hip Hop americano que hay en España, es posible que su estreno pase desapercibido por las pocas salas en las que seguramente se proyecte, por lo que si se pasa por delante de algún cartel de la película en cualquier cine, es más que recomendable entrar en la sala.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *