Muere Maureen O’Hara, la irlandesa que conquistó Hollywood

Poco a poco decimos adiós a las caras que formaron parte del Hollywood dorado. Hoy se ha ido Maureen O’Hara; una de las más famosas pelirrojas de la gran pantalla nos ha dejado a los noventa y cinco años.
Maureen FitzSimons nació en Dublín en el seno de una gran familia católica. Desde la adolescencia persiguió el sueño de subirse a un escenario ya fuera como actriz o siguiendo los pasos de su madre, cantante de ópera, y finalmente fue aceptada en el prestigioso Abbey Theatre. Pero la suerte apareció con la cara de Charles Laughton. El famoso actor británico se enamoró de los salvajes ojos verdes de esa joven y decidió llevarla a Hollywood, cambiando su nombre por uno igual de irlandés, pero más corto.

Ya como Maureen O’Hara, el papel que la hizo famosa fue el de la gitana Esmeralda en El jorobado de Notre Dame. Entró por la puerta grande en la meca del cine y allí cosechó éxitos como Qué verde era mi valle o Tú a Boston y yo a California. Legendario es su beso en El hombre tranquilo con John Wayne con quien compartió protagonismo en cinco ocasiones, tres de ellas dirigidas por John Ford, buen amigo de la actriz.
Al envejecer, O’Hara aprendió que las arrugas no gustan para los papeles protagonistas y abandonó el cine a comienzos de los setenta. No obstante, a comienzos de los noventa regresó en un par de ocasiones. De ellas destaca Yo, tú y mamá con John Candy y Anthony Quinn en la que interpretó a la manipuladora madre del primero.
La Academia la premió con un Oscar honorífico este mismo año, un galardón al que nunca optó en su carrera, pero que recordaba a una de las grandes estrellas de su historia. Maureen O’Hara venció a tres cánceres a lo largo de su vida para finalmente morir anciana rodeada de su familia.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *