El cine por dentro: Tipos de plano (III). Plano subjetivo

Durante todos los post anteriores, hemos mencionado una buena cantidad de planos y los hemos llegado a analizar, pero hay uno que merece una mención especial y es de los que más llama la atención en el cine. Hablamos del plano subjetivo.

Este plano puede a llegar a ser el más personal de todos los que hay en el cine. ¿Por qué? Por la simple razón que en todo momento muestra lo que el personaje ve y es capaz de adentrarnos en los propios sentimientos de éste, ademas de generar más tensión e involucrarnos más aun en la trama que se nos está presentando.
Uno de los directores que más ha utilizado este plano es Alfred Hitchcock, sino véase el claro ejemplo de La ventana indiscreta, donde  el personaje interpretado por James Stewart, usa su cámara para observar el edificio que tiene en frente de su apartamento y Hitchcock ofrecía la visión de éste a través del objetivo de su cámara.
Los primeros usos de estos planos, se hacían mediante la rotura de la cuarta pared, colocando al protagonista al lado de la cámara para que recitase su diálogo y al acompañante hablando a la cámara, haciendo la falsa sensación que habla con el personaje. Hoy se usan otros medios más “dolorosos” para el actor, como la colocación de una steady en su torso y la cámara a la altura de los ojos, aunque gracias a las GoPro y los soportes que las complementan, pueden llegar a conseguirse estos planos de manera más cómoda, aunque con una calidad de imagen no tan buena como con otro tipos de cámara.

Otro uso más rudimentario y que produce una sensación parecida, es un simple contraplano, pero siempre con el personaje centrado en la imagen para producir que el espectador se encuentre delante del objeto o de la persona a la que se está dirigiendo el protagonista de la escena.

Ejemplos de películas donde se puede ver este tipo de plano son La dama del lago, Enter the Void, la cual tiene una manera interesante de mostrar el plano subjetivo; o El resplandor entre otras tantas, pero tengo predilección por una en la que el plano subjetivo es el protagonista indiscutible de la película. El remake de Maniac de 2012 protagonizado por Elijah Wood, donde se muestra la mirada del personaje, sólo mostrando su cara en momentos como recuerdos, imaginación o a través del reflejo de cualquier objeto que muestre su rostro.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *