Crítica de ‘Slow West’: Un western Coeniano

Las críticas de Fernando Quintero: Slow West
El oeste. Aquel páramo desierto
en los que los que los forajidos tienen más protagonismo que ninguna otra
persona. Esto fue los que nos enseñaron directores de la talla de Raoul Walsh,
George Stevens
 y Sergio Leone, y todo gracias a Edwin S. Porter, quien comenzó
mostrando este territorio, y con John Maclean se puede disfrutar de otra película
del género como las vistas durante los 60, 70 y 80.

Slow West no sólo es una
película de un género olvidado, que cada vez está más presente gracias al
resurgimiento del mismo por parte de algunos autores que vivieron de él, sino
que también se trata de la ópera prima de Maclean, lo que hace ver con otros
ojos la cinta, ya que se ha encargado de los aspectos más importantes, como son el guión y la dirección. 
En un principio, la película
llama la atención por los protagonistas con los que cuenta. Comenzando con una
joven promesa como Kodi Smit-McPhee y llegando hasta un actor de la talla de
Michael Fassbender, de quienes hay que hacer un análisis de su trabajo en
profundidad.
Una película de este género que
protagonice Fassbender, hace pensar que veremos todo lo que el actor puede dar
de sí y descubriremos una nueva faceta suya, pero no hace más que de un simple
pistolero que no llega a la talla de aquellos que hemos acostumbrado a ver en los western típicos. Todo lo contrario que con el joven Smit-McPhee, pues se
esperaba que este actor intentase aprender de su compañero de reparto, pero le
ha conseguido eclipsar en todos los aspectos. Su interpretación va más allá de
un joven inocente en busca del amor perdido, sino que consigue que el
espectador se emocione y se implique en la película hasta el punto de tomar
decisiones que el personaje debería haber tomado.
Retomando mis palabras
anteriores, Slow West hay que verla con unos ojos críticos, pero en su justa
medida por tratarse del primer largometraje de un director. No todos se
adentrarían en su primera obra en un género de este estilo y más aun con la
participación de este par de actores, pero la suerte ha ido de la mano de
Maclean y ha conseguido de manera notable traer un western a las pantallas que
puede llegar a gustar a la gran mayoría, sobretodo tras ver que hay una clara simetría con el humor procedente de los hermanos Coen en muchos aspectos, quizá en demasiados, y que destaque el humor puede hacer que la película se estanque y su director reciba malas críticas ante su trabajo.
Pero no todo pinta tan bonito
como parece, hay  pequeños detalles que
emborronan la película. He alabado el trabajo de Smit-McPhee, pero no es hasta el
punto final cuando uno se da cuenta de lo bien ejecutado que está su personaje
y quizá, si se hubiese explotado un poco más sus habilidades, la crítica hacia Slow
West
sería un no parar de hablar del actor. Esto es debido al guión que en
ocasiones se tambalea y llega a parecer muy plano, aunque se recupera gracias a esas historias que se
esconden tras el argumento principal y las cuales hacen que el espectador
piense más en ellas y sea parte de la misma. 
Como en todas las películas del
oeste, hay que destacar algo principal que, al pasar los años, es más
complicado de vislumbrar, como es la fotografía. Robbie Ryan ha regalado
postales de ensueño en cada fotograma de Slow West y ha sabido explotar todas
esas angulaciones posibles para resaltar cada mínimo detalle de la película,
aunque desde un punto de vista personal, ha abusado demasiado de ese maldito
enfoque que separa a los dos personajes que comparten la escena, quizá debido a
la utilización del formato de grabación 1:66.
No muchos directores tienen la
suerte de grabar su primer largo, competir en Sundance y más aun ganar el Gran
Premio del Jurado, por lo que el visualizar Slow West es un regalo hacia
los ojos en gran parte de los aspectos.

También te puede interesar

2 comentarios sobre “Crítica de ‘Slow West’: Un western Coeniano

  • el 18 octubre, 2015 a las 6:38 pm
    Permalink

    Y, aún con la crítica de arriba, es una película interesante y que vale la pena ver, y con algún momento sorprendente. Buena película.

    Respuesta
  • el 19 octubre, 2015 a las 5:46 am
    Permalink

    Pues yo no tenía excesivo interés, pero tras leer la crítica me han entrado más ganas. Da gusto ver buenas primeras películas de directores noveles.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *