Crítica de ‘Regresión’: Amenábar entre la realidad y la ficción

Las críticas de Óscar M.: Regresión
Alejandro Amenábar vuelve a las carteleras de los cines con Regresión, una nueva y peculiar película que mantiene una constante con el resto de su filmografía y es la de desdibujar la diferencia entre realidad y ficción, no sólo para el espectador, también para los personajes que habitan en los particulares universos de sus películas.
Este regreso a la misma temática, está confirmado tanto en los guiones de Tesis, Abre los ojos, Los otros e incluso en el de Nadie conoce a nadie: Los personajes de sus películas viven una realidad alterada, medio ficcionada, debido a la información sesgada que reciben en su entorno, donde sólo se percibe una fracción de la realidad y de los acontecimientos que van sucediendo.
Algo que hace plantearse al espectador si la propia realidad que vivimos no una versión fragmentada de un conjunto más grande, si nuestra vida no está determinada inevitablemente por la propia percepción y la experiencia particular de cada uno. De esta forma, los seres humanos tendemos a crear una historia con piezas, retales que nos van aportando la vida, con los que vamos creando nuestra propia actitud ante las situaciones y la vida en general, aunque sea basándonos en medias verdades y, por su puesto, desde nuestro punto de vista, lo que viene a ser “montarse una película”, dando por ciertos hechos que sólo ocurren en nuestra imaginación, la cual se ocupa de rellenar los huecos de cada historia.
Pero este peligroso juego de memoria y percepción nos lleva a crear ilusiones autoinducidas e, incluso, a modificar el comportamiento de otros en nuestro propio beneficio y, en última instancia, es capaz de generar situaciones de pánico o paranoia. Y Amenábar, que es muy inteligente, sabe cómo llevar al espectador por el camino que quiere, aportando una realidad sesgada y condicionada por el punto de vista de los personajes.
Esta película tiene mucho de True detective (las comparaciones son inevitables), recuerda a la primera temporada de la serie en el planteamiento, el desarrollo de las situaciones y hasta en los personajes, además de ambientarla en los años 90, el estilo de narración, el punto de vista del detective o la implicación demoníaca en los acontecimientos.
Pero no por ello es peor película, la ambientación está muy conseguida, tanto con el vestuario, como con las localizaciones, Ethan Hawke y Emma Watson están correctos en sus interpretaciones como han hecho con anterioridad, ambos consiguen transmitir al espectador una cercanía de la historia apoyados por unos secundarios que, lejos de ser actores muy reconocibles por el público, aportan una entereza y un empaque a la historia que la hace verosímil a todos los niveles.
Regresión juega con el espectador, que nunca llega a perder la distancia por estar basada en hechos reales, pero no termina de convencer, transmite la sensación de ser una película menor, tanto a nivel argumental como de personajes, son un poco planos, con poca evolución, manteniendo sus ideales, y, aunque reconocen sus errores y aprenden de ellos, para no volver a cometerlos en el futuro, son poco relevantes, traumáticos o memorables, en comparación con, por ejemplo, los de Tesis o Los otros.
A pesar de la campaña publicitaria, Regresión no es una película de terror, es más una cinta de suspense, basada en el drama y en la deformación de la realidad. Esto no quiere decir que no tenga momentos terroríficos, pero van más allá del simple sobresalto, para centrarse en el terror psicólogo inherente al ser humano.
Tras pasar por el género de terror, la ciencia ficción, el drama y el género histórico, ahora Amenábar se atreve con el suspense policial (estamos esperando una comedia romántica para la próxima) en Regresión y, aunque como de costumbre, el espectador esperará un giro final que revele un secreto que haya pasado por alto o un hecho desapercibido, es una lástima que, en esta ocasión, no llegue, porque la realidad, casi siempre, supera a la ficción.

También te puede interesar

4 comentarios sobre “Crítica de ‘Regresión’: Amenábar entre la realidad y la ficción

  • el 1 octubre, 2015 a las 11:02 am
    Permalink

    Otro truño como un puño del sobrevaloradísimo Amenábar; niño bien del ministerio de cultura. Viene a ser como Rapahel cuando el franquismo. Enma Watson tan expresiva y electrizante como siempre.

    Respuesta
  • el 3 octubre, 2015 a las 6:37 pm
    Permalink

    Muy poquicas ganas le has puesto, Alejandro.
    Tópicos superficiales, frases insustanciales, guión insulso, montaje plano.
    La historia … No puedo opinar, porque a los 40 minutos de proyección comprobé , con mi acompañante, que la salida de emergencia funcionaba.
    Lo mejor: la salida de emergencia .
    Lo peor : 29€ por usar la salida de emergencia

    Respuesta
  • el 27 octubre, 2015 a las 11:01 pm
    Permalink

    Tengo que llevarte la contraria en varios puntos. Para empezar "Nadie conoce a nadie" es de Mateo Gil, no de Amenabar. Para nada es un argumento plano, y de haber querido profundizar en los personajes se nos alargaría en 30 minutos que sobran. Amenabar nunca, repito NUNCA, ha hecho terror lo suyo es él thriller psicológico, en cuanto a la publicidad, en todas las entrevistas ha negado, como siempre, que sea terror. Supongo que esta critica estará hecha a conciencia en contra, ya que no hablas de la excelente banda sonora compuesta por él mismo. O la fotografía, que solo la supera Ágora, la iluminación ssimplemente es, con perdón de la expresión, una puta maravilla, usando focos puntuales camuflados en flexos, lamparas o ventanas evitando creer al espectador que existe una iluminación programada.
    Y si hablamos de directores sobrevalorados podemos hablar de Tarantino, Cameron, spielberg, Lars Von Trier..

    Respuesta
  • el 28 octubre, 2015 a las 8:15 am
    Permalink

    En respuesta a "Anónimo":

    – De Nadie conoce a nadie podría decirse que es director "no acreditado", es amigo de Mateo Gil y se nota.

    – La distribuidora ha enfocado la promoción desde el punto de vista del terror, no hay más que ver los tráilers o los pósters.

    – La banda sonora de Regresión es de Roque Baños.

    – Tiene usted razón en cuanto a la iluminación y la fotografía.

    La crítica no está hecha con mala intención, no me ha disgustado, pero me ha defraudado por culpa de la campaña de márketing. Gracias por comentar.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *