60 SEMINCI. Sección Oficial (corto). Crítica de ‘Sî (Sombras)’: Cuando el sufrimiento alcanza a los inocentes

Las críticas de David Pérez “Davicine” en la 60 SEMINCI:
Sî (Sombras) (cortometraje)
En un era en la que estamos totalmente conectados con el resto de la sociedad a través de las nuevas tecnologías, sorprende ver como viven todavía en algunas partes del mundo, y más aún si para escapar de los yihadistas del Estado Islámico, una madre yazidí y sus dos hijas se ocultan en una cueva del monte Sinjar. Sî (Sombra) retrata su lucha diaria para sobrevivir sin traicionar sus creencias.

El director belga-kurdo Bülent Öztürk nos presenta un corto muy visual cargado de gran dramatismo en el que el miedo y la pobreza marcan la vida de esta madre y sus dos hijas, y nos sobrecoge con una historia en la que los diálogos sobran cuando los gestos lo dicen todo. Tanto la actriz que da vida a la madre como -y sobre todo ellas- las hijas realizan un increíble trabajo que nos pone la piel de gallina con el sufrimiento que son capaces de demostrar, e incluso cuando intentan hacer que reprimen su dolor, dándonos cuenta de la situación en la que viven, la angustia con la que deben pasar los días, y la inevitable y dolorosa espera que experimentan, sin tener que explicarnos con palabras lo que sucede.
La luz juega un papel muy importante en este cortometraje. Conocemos a las tres protagonistas a través de sus sombras cuando rezan frente a la luz del sol que se filtra por una pequeña ventana, quizás una metáfora de la vida y esperanza que está al otro lado de los muros, pero ellas habitan un mundo de sombras, y conocemos mejor su situación en la oscuridad en la que se encuentran aisladas, incrementando de esta forma la sensación de temor en el que viven ahogadas.
Sî (Sombras) es, más que una historia de supervivencia, una experiencia dramática que nos introduce de lleno en una realidad para la cual puede que no estemos preparados, y logra dibujar con sangre y lágrimas el retrato de una persecución que hoy en día existe al otro lado del mundo, pero que cada vez se nota más cerca.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *