60 SEMINCI. Sección Oficial (corto). Crítica de ‘Kastrāts Kuilis (Castratus, el jabalí)’: Reinterpretación bíblica del sufrimiento humano

Las críticas de David Pérez “Davicine” en la 60 SEMINCI:
Kastrāts Kuilis (Castratus, el jabalí) (cortometraje)

En Kastrāts Kuilis, Valter esconde un secreto que le impide integrarse en su comunidad. Pasa los días criando cerdos y cantando en el coro de la iglesia, pero ninguna de estas dos actividades consigue mitigar su soledad. Cuando por fin trata de establecer un contacto más estrecho con Aija, su compañera en el coro, sus fantasías masculinas alteran su conducta.
Los hermanos Lauris Ābele y Raitis Ābele escriben esta historia de gran impacto, no sólo por lo duro de la trama sino también por el uso de planos oníricos, imágenes idílicas mezcladas con escenas un tanto bizarras, que nos transmiten los sentimientos de frustración que siente el protagonista.

Kastrāts Kuilis está repleto de referencias a clásicos como Shakespeare y Moreschi, con multitud de detalles de literatura, pintura y música clásica que nos introducen en el contexto dramático y sirven para representar mucho más de lo que daría tiempo a través del diálogo en un cortometraje.
Se aprecia una fuerte carga religiosa y vemos multitud de símbolos religiosos como la figura de la Virgen o conceptos como la pureza trasladados a este pequeño pueblo de Lituania, donde la gente juzga más de lo que su religión profesa, y realiza un juego de sutilezas para que identifiquemos los diversos personajes con sus pertinentes representaciones en la Biblia. 
Se nota que los hermanos Abele pertenecen a una banda de post metal –Lauris (guitarra) y Raitis (guitarra y mandolina)-, y alternan el rock progresivo con la producción cinematográfica, pero aúnan ambas pasiones en sus trabajos, algo que queda patente en este corto en el que la música también juega un papel importante, sirviendo para resaltar una imagen, y al igual que los símbolos religiosos, cuadros y otras referencias presentes en el mismo, las letras de sus canciones tiene un significado propio en la historia.

Kastrāts Kuilis plasma una dura historia, con un desenlace a la par, a través de un gran trabajo de fotografía e iluminación, donde el reparto queda eclipsado por la interpretación de su protagonista, Kaspars Karklins, y nos deja imágenes para el recuerdo.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *