Crítica de ‘Cuatro fantásticos’: Lo que pudo ser y, de nuevo, no fue

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Cuatro fantásticos

No se puede discutir que vivimos en la era dorada de las adaptaciones cinematográficas de superhéroes, en gran parte gracias al saber hacer de Marvel y a las películas realistas de DC Comics. Desde que Marvel entrara en escena adaptando su propio universo de superhéroes, hemos ido disfrutando cada año de grandes películas entrelazadas entre sí, en las que la acción, el humor, el ritmo y, sobre todo, unos grandes efectos especiales y unas buenas historias, han sabido atraparnos en las butacas de las salas de cine. Por su parte, DC Comics, en colaboración con Warner Bros, nos llevan ofreciendo buenas películas desde que Christopher Nolan llevara al cine la trilogía del Caballero Oscuro, y ahora nos deparan nuevas y fieles adaptaciones con Batman v Superman: El amanecer de la Justicia, Escuadrón Suicida, Wonder Woman,… todas ellas muy distintas de las adaptaciones de Marvel, pero con un realismo, una calidad, y unas historias que acaban convenciendo hasta al más fiel seguidor de las aventuras de los superhéroes de DC.

Pero no todo va a ser tan bonito, pues hay muchos otros superhéroes de estos dos grandes sellos que no han corrido la misma suerte, lo que ha sucedido en muchas ocasiones con personajes de Marvel cuyos derechos no estaban en posesión de ellos mismos, y han pagado cara su adaptación cinematográfica, como es el caso de Cuatro fantásticos.

20th Century Fox ha exprimido con éxito la franquicia de X-Men, pero otros superhéroes se les resisten. Ya en el pasado vimos adaptaciones de Los Cuatro Fantásticos con un reparto conocido, que a pesar de no lograr el éxito deseado tampoco dejaron demasiado mal sabor de boca, pues daban lo que se esperaba de ellas y poco más, pero ahora, 8 años después, en pleno apogeo de adaptaciones, se espera mucho de cada nueva película, y no han sabido reiniciar, o adaptar de nuevo, las aventuras de esta familia de Marvel, dejando en el limbo un posible cruce de X-Men con los Cuatro Fantásticos.

En Cuatro fantásticos, cuatro jóvenes inadaptados se teletransportan a un peligroso universo alternativo, lo que les confiere extraños poderes. Cuando sus vidas cambian de forma drástica e irremediable, deben aprender a controlar sus nuevas habilidades y trabajar en equipo para salvar al mundo de un viejo conocido que ahora se ha convertido en un temible enemigo. En esta nueva adaptación, Miles Teller interpreta a Reed Richards (Mister Fantástico), Kate Mara a Sue Strom (la mujer invisible), Michael B. Jordan a Johnny Storm (La Antorcha Humana) y Jamie Bell es Ben Grimm (La cosa), mientras que Toby Kebbell da vida al Dr. Victor Von Doom, también conocido por muchos como el villano Doctor Doom (o Doctor Muerte). Además, cuenta con la presencia de Reg E. Cathey como Dr. Franklin Storm y Tim Blake Nelson como Harvey Elder, también conocido como el Hombre Topo.

En lo que respecta a los personajes y al reparto, en lugar de forzar un romance entre Reed y Sue, Cuatro fantásticos explora la amistad de la pareja y sus ansias por el descubrimiento, sin demostrar todavía demasiada química entre ambos, aunque sí cierta complicidad, pero lo más chocante del casting es ver a Michael B. Jordan y Kate Mara como hermanos (ella es adoptada), lo que provoca cierto rechazo en los puristas de los cómics, y sirve para reflejar la diversidad que existe en las familias actualmente. En la parte narrativa de la película se examinan las amistades rotas, las inseguridades y mecanismos para afrontar el resultado del accidente dimensional, y podrían haber aprovechado los actores para lucirse y mostrar un complejo y peculiar drama de confrontación personal similar a lo que hemos visto anteriormente en la trilogía de El Caballero Oscuro, pero el director Josh Trank deriva la historia hacia un conjunto de clichés, diálogos pobres y desaprovechamiento de Toby Kebbell como Victor Von Doom, de quien se nos presenta la personalidad y la inteligencia que hizo de Victor un activo importante para el equipo de Franklin Storm, así como un reflejo de lo que puede llegar a ser, pero defrauda al ser mostrado como villano, pues no deja de ser un personaje de poca trascendencia y nulo carisma en esos momentos. Y si hablamos de las cualidades interpretativas del reparto tras adquirir sus poderes,  poca interpretación puede realizar Jaime Bell como Ben Grimm, es decir, la Cosa. Pero no debemos echar toda la culpa a los actores, pues los diálogos tampoco ayudan, y no faltan frases echas como “Es más fuerte que cualquiera de nosotros, pero no más que todos juntos”, y las célebres “Llamas a mí” y “Es la hora de las tortas”, que aunque hagan falta, pues forman parte de las frases más conocidas de los personajes, son metidas con calzador en demasiadas ocasiones.

El vestuario debe gran parte de su apariencia a los nuevos tiempos que corren, alejándose la indumentaria que lucen de la habitual de los cómics, aunque no hemos de obviar que se trata de los orígenes de los Cuatro fantásticos y por tanto aún no llevan uniforme “oficial”, pero 20th Century Fox mantiene su plan de alejar los colores vivos de los cómics, como hiciera con la saga X-Men, y dota a la familia (aunque todavía no lo sea) de trajes oscuros, con detalles militares, que no sirven ni para ir al PaintBall. Y lo que no es aceptable es el aspecto que luce Von Doom tras su inevitable reaparición como villano, que parece un juguete asado al microondas más que el villano que todos recordamos, aunque al menos nos lo presentan con una capa con capucha, que algo es algo.

La película no es un derroche de efectos especiales, aunque durante todo el metraje requiere de los mismos, y el efecto de fuego sobre Johnny Storm así como el aspecto de la Cosa son bastante convincentes, pero no consiguen que Sue nos muestre de forma impresionante sus habilidades como Mujer Invisible, mostrando más tiempo a Mara manteniéndose en burbujas de campos de fuerza flotantes con un resultado poco impactante, como poco impacta la flexibilidad de Reed.

En resumen, Cuatro fantásticos es un reinicio (o nueva adaptación) que sin estropear la imagen que tenemos de los superhéroes en sus aventuras en papel impreso, no consigue la espectacularidad ni el dinamismo que debería tener una producción de este tipo, quedando el resultado en una película excesivamente lenta, que tarda en ir hacia el climax, y cuando parece que va a llegar, se desinfla dejándonos con las ganas de algo que nos sirva para pensar que ha compensado pagar la entrada. Quizás hubiera sido mejor que perdieran los derechos antes de realizar ésto.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘Cuatro fantásticos’: Lo que pudo ser y, de nuevo, no fue

  • el 4 septiembre, 2015 a las 12:12 pm
    Permalink

    Recuerdo las palabras que me dijo la persona con la que fui al cine a ver esta película: "No deberían hacer películas contándonos los inicios de los superhéroes. Es una pérdida de tiempo.".
    En parte estoy de acuerdo y en parte no. Se pueden hacer este tipo de películas de manera maravillosa, como por ejemplo Batman Begins. Incluso X-Men tuvo una película contando sus inicios que a mi personalmente me gustó. Pero luego nos encontramos con Los 4 fantásticos. De verdad que no han podido hacerlo peor. Una película que durante la primera hora casi no pasa nada, y deja toda la acción para el encuentro final. Una película con un guión muy absurdo, y con chistes fáciles y tontos que no vienen a cuento pero que ahí los han metido para dar ese toque "cómico". Una película con situaciones demasiado forzadas (esa llamada de teléfono de madrugada para invitarle a hacer el viaje pq ellos lo empezaron juntos y ellos lo acabarán juntos y allí se planta en la sala de experimentos, o como la mujer invisible adquiere sus superpoderes)…lo siento pero no.
    En las pelis de superhéroes está claro que todo es ficción. Pero, fijate tu, que me puedo llegar a creer que una picadura de araña te dé ciertos poderes, o que Batman nació gracias a un duro entrenamiento y que el Batmóvil y la Batgarra son frutos de los avances tecnológicos. Incluso puedo llegarme a creer que cualquier rico fanfarrón pueda invertir en nuevas tecnologías para que le den un supertraje volador. Pero la historia que nos cuenta estos 4 fantásticos de desintegrar un objeto para que aparezca dios sabe donde, y que desde allí sean capaz de regresarlo a la tierra….pues no me lo trago.
    De hecho, por un momento pensé que estaba viendo Atrapa la bandera, por esa rebeldia de los protas queriendo usar el aparatejo antes que la NASA…aunque su padre se pueda pillar un mosqueo por usarlo sin su permiso.
    Y la decisión de llamarse los 4 fantásticos…ya es el remate.
    No voy a mencionar esas escenas un tanto gores que creo que para una peli de superhéroes no vienen a cuento (ver como explotan cabezas y al instante una madre saca a su hijo de la sala de cine lo corroboró).
    En definitiva, iba con muy pocas expectativas a ver esta peli y por lo menos salí satisfecho…porque esas pocas expectativas se cumplieron.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *